¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Golpes en el Corazón del Senado

Entre el Tigre, Napito y Gabriel Cuevas se llevaron la sesión

Después del mediodía de este martes llego al Senado de la República, Raúl Hernández, fundador de los Tigres del Norte y no precisamente a ponerle los candados a la puerta negra de la Cámara Alta, sino a presentar una iniciativa ciudadana.

Dentro y fuera del Senado se arremolinaron los trabadores y personas que pasaban por ahí para ver al ex vocalista de los Tigres del Norte pasar del narco corrido al yoga y es que en su iniciativa pidió que la disciplina oriental, se convierta en una materia obligatoria en las escuelas de educación básica para contrarrestar el bullying.

Y mientras el Tigre desde afuera del Senado entonaba "Golpes en el Corazón", adentro, en el salón de sesiones de la Cámara Alta, a la que golpeaban políticamente era a la senadora Gabriela Cuevas, pues no hubo poder humano para detener a una mayoría que se impuso y la destituyo de la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores, por haber renunciado al PAN.

Y en el papel de Camelia la Tejana, Marina Gómez del Campo, su propia ex compañera de muchas batallas panistas contra López Obrador, le receto a Gabriel Cuevas la ley, y le pidió que asumiera las consecuencias de sus decisiones políticas, así que prácticamente le dedico aquella de Celebrando tu Partida.

Y la cosa no paró ahí, pues la senadora Diva Gastelum tuvo la ocurrencia de meter al salón de sesiones al Tigre del Norte, dio portazo y fue para saludar al mero jefe de jefes de la bancada del PRI a Emilio Gamboa, y a unos cuantos más que se arremolinaban para tomarse selfies y fotos con el cantante.

En tanto, los que no cantaron mal las rancheras fueron los senadores del bloque PT-Morena que se desvivieron en asegurar que el aspirante al Senado por Morena, Napoleón Gómez Urrutia es prácticamente una blanca paloma y un perseguido político.

Pero se les apareció un senador sin pelos en la lengua, Javier Lozano, quien sentenció que en lugar de poner a los delincuentes en la cárcel les dan un lugar en el Congreso de la Unión.

Los perredistas en voz de Luis Sánchez se sumaron a esa postura y aseguraron que López Obrador solo busca darle fuero a Napito.

Así transcurrió la sesión de este martes done unos de plano descubrieron que Ni Parientes Somos, otros se echaron su Vaso de Agua Salada y se fueron como Pedro y Pablo.

Cargando