¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bahía de Akumal, en poder de guías ambulantes

Las playas de la Riviera Maya en Quintana Roo han sido invadidas por vendedores

Así como las calles de grandes ciudades han sido apoderadas por el comercio informal, ahora también las playas de la Riviera Maya en Quintana Roo han sido invadidas por vendedores ambulantes.

Ofrecen servicios como guías de turistas para el avistamiento de tortugas y cobran por nadar en áreas públicas hasta 600 pesos por persona.

A quienes rechazan el pago, se les niega el acceso, los insultan, los golpean, incluso intentan ahogarlos.

Estas personas no entregan recibos ni seguros, hecho que ha costado la vida a dos turistas; y se sabe que hasta abusos sexuales han ocurrido.

Miguel, un turista de Guanajuato, nos platicó la mala experiencia que vivió en Akumal, municipio de Tulum, en donde tal parece que no hay autoridad que pueda poner en orden a los informales.

“Estaba nadando libremente dentro de la playa, queriendo buscar tortugas, cuando llegaron unos tipos en un kayak diciéndome que no podía estar sin tour, sin haber pagado. Me empezó a aventar su playera a la cara, me empezó a empujar como de ‘salte-salte’ diciéndome palabras altisonantes, hablándome de una forma imponente y fuerte, hasta que se cayó del kayak. Me quiso ahorcar, me quiso matar en el mar. Esa es mi queja, es un vendedor imbécil”, acusó.

W Radio se dio a la tarea de buscar a estos vendedores y a sus líderes, uno de ellos apodado “el Choco”, y otro más conocido como “el Chino” o “Emmanuel”.

Éste último reconoció que hacen cobros por el acceso a la playa, además dejó en claro de que la mafia –conformada por 250 o 300 personas- solo permite el acceso gratis los primeros 25 metros de playa; y en caso de rebasar un área llamada Polígono, los turistas deberán pagar 600 pesos solo para el avistamiento de tortugas.

“Emmanuel” nos reveló algunos datos: “Hay 25 metros a la orilla que son gratis, que no hay pasto marino, después de ahí hay que pagar.

  • ¿Cuánto tengo que pagar para llegar más allá?

- Como guía te lo pueden dar desde 500 pesos, con un chaleco, una máscara, y hay una garantía de que si no hay tortugas te regresan tu dinero.

El guía lo que hace es llevarlo a quién no sabe snorquear.

  • ¿Y si te vas solo?

- Es bajo su propio riesgo. Son 500 o 600 pesos. Allá hay un chico en un kayak, que lo usan como ‘guardaparque’, que cuida el área.

  • ¿Y si no aguanto los 600 metros nadando?

- Pasando lo que es el pasto ya no hay devolución de dinero”, detalló.

Hay una escuela de buceo autorizada por la Secretaría de Turismo (Sectur) y la Secretaría de Marina (Semar). Sus trabajadores son, en algunas ocasiones, los que han rescatado con vida a muchos turistas ante la falta de preparación de los vendedores.

Mark Jay Tippetts, director jurídico de Hoteleros de Kumal , lamentó este tipo de agresiones, ya que son motivo de cancelación. Incluso la Embajada de Estados Unidos emitió una alerta internacional para solicitar a sus connacionales que no acudan a esta playa, y no por narcotráfico como sucede en otras entidades.

“Ha habido fallecidos debido a que no cuentan con los más mínimos entrenamientos en primeros auxilios, los riesgos que corren. No puedo darte números pero cientos de personas llegan, ven la situación y cancelan sus estancias, se comunican con la embajada norteamericana que les recomiendan no quedarse por lo peligroso. La inseguridad crece, el turista se está retirando del lugar”, alertó.

Este pleito también está por la vía judicial, entre empresarios, ayuntamiento y ambulantes.

Incluso se sabe que está involucrado Jorge Armando Angulo, primo del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge; el exsecretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti Loria (detenido hace unos días por desvío de recursos) y su colaborador Gilberto Ángeles Mora; quienes en contubernio con la alcaldesa de Tulum, Romualda Dzul Caamal, se niegan a cerrar el acceso a esta playa.

Esto incluso tras saber que los comerciantes informales se han apropiado de la zona de un hotel, para convertirla en paso público –aun cuando tienen otros accesos llamados ‘ventanas’-.

También esta playa se ha convertido en un foco de infección, ya que para las tres mil personas que llegan diariamente, solo se tienen 3 o 4 sanitarios.

Cargando