¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Discusiones en la cena de Navidad? El ABC para llevar la fiesta en paz

Por Areli Paz

 

La celebración Navideña nos trae buenos deseos, regalos, fiestas, brindis, intercambios, apapacho, posadas, villancicos, abrazos, besos y también mucha cercanía familiar.

 

Es época en la que muchos viajan para estar juntos, hacen esfuerzo para llevar obsequios para todos y sin duda suman emociones que durante todo el año han guardado y pueden explotar justo en plena cena navideña.

Emociones a flor de piel

 

Durante la época de fin de año solemos estar más sensibles y sobre todo más reflexivos, el ser humano hace un balance de lo logrado año con año y sin duda pone en la balanza que sirve y qué no. Aunque algunos no lo demuestran suelen estar más susceptibles y cualquier mensaje mal dicho puede ser usado en su contra.

 

Es importante que digas exactamente cómo te sientes, feliz, triste, contento, enojado, frustrado o eufórico. Especialistas advierten que ocultar la verdad de tus emociones suele provocar conflictos debido a que aprovechas cualquier mal comentario o actitud para sacar todo lo guardado durante el año.

 

Cuentas Pendientes

No es momento de cobrar cuentas pendientes de todo un año. Lo que no dijiste e hiciste a tiempo está en el pasado, sacarlo en la cena navideña es una mala idea debido a que muchos o muchas podrían no acordarse del tema y serás el “buscapleito”.

 

Cobrar dinero

Si bien es cierto que hay familia buena onda, hay otros medio gandallas. Si alguien de la familia te debe una lana, respira profundo y háblalo en privado, no aproveches el brindis para recordar la deuda.

 

Exigir regalos

Hay familia muy bondadosa para dar obsequios. Hay otros que suelen ser medio tacaños. Los que desafortunadamente no tienen tanta lana para poder comprar regalos. Hay que ser pacientes y una forma sencilla de resolver el tema es poner un tope para gastos o planificar obsequios elaborados por la familia, así nadie saldrá raspado o exhibido.

 

Disfruta el roce familiar

Aunque no lo creas el roce familiar extremo puede causar algunas fricciones que sin duda afloran en la Navidad.

Hay que tener paciencia de la tía imprudente, del tío quejoso, de la prima presumida, del abuelo regañón, de la mamá estresada, de los sobrinos latosos o de nuestras propias manías. Disfruta a cada uno en su espacio. Establece conversaciones genéricas y procura que te cuenten anécdotas eso nunca falla para congeniar con todos.

 

Evita exceso de alcohol

Ojo, el alcohol no solo nos relaja, sino que puede dejar salir esos demonioscontenidos. Si abusas del alcohol podrías decir o hacer cosas que serán recordadas por siempre.

 

No critiques

Es muy importante que durante la cena evites criticar a los ausentes. ¿Qué dirán de ti cuando no estés?, mejor procura proponer y hacer que te cuenten de planes futuros. No es tiempo de juzgar sino de desear lo mejor.

No critiques la vestimenta, la envoltura de regalos, la comida, los amigos y las bromas pesadas.

 

La comida es sagrada

Un pleito común es por la cena. El mejor sabor, el mejor costo, la mejor presentación y hasta la cantidad. Es importante que lleves la cantidad suficiente para la cena y el famoso recalentado. Hablar mal de lo que cenas puede poner el ambiente tenso y podría ser causante de pleitos.

 

No hagas discursos largos

Ojo hacer discursos largos para felicitar a los demás puede dejar salir algunos reproches. Solo desea lo mejor.

 

Pagar lo justo

Si son de la familia que divide gastos es importante que desde un principio se pongan las reglas del juego y del gasto. Ese día no es para estar “pichicateando” nada. Haz un presupuesto y respétalo.

 

Temas prohibidos

Religión, es una noche altamente religiosa por el nacimiento de Jesús. Así que solo respeta

 

Disfruta a tu familia

Nunca sabes cuándo será el último día que los veas.

 

ABC PARA DISFRUTAR LA CENA NAVIDEÑA CON LA FAMILIA

 

A. Abraza mucho, el abrazo ayuda a relajar el ambiente y a que la cercanía sea más llevadera.

B. Respeta a cada uno de los de la mesa, no podemos pensar igual.

C. Escribe un buen discurso donde desees lo bueno, lo divertido y exitoso.

 

Ahora sí… ¡Feliz navidad!

Cargando