¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Comparece el delegado de Tláhuac; diputados solicitan su remoción del cargo

Rigoberto Salgado declaró que no iba a solicitar licencia, que no aceptaba la renuncia y que en todo momento se encontró en medio de una celada

Este miércoles compareció el jefe delegacional en Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, ante las representaciones de los diferentes grupos parlamentarios de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), a fin de dar claridad sobre diversos temas que lo vinculaban con organizaciones criminales, principalmente.

En medio de un dispositivo de seguridad conformado por 250 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la capital, el delegado ingresó al salón Heberto Castillo de este recinto donde ya lo esperaban los legisladores y una gran cantidad de medios de comunicación.

De acuerdo al formato establecido para las comparecencias, el jefe delegacional tendría, en un inicio, un tiempo para hablar hasta por 20 minutos; posteriormente, se lleva a cabo una sesión de preguntas y respuestas por parte de los diputados con réplica para el citado a comparecer. Este ejercicio se repitió tres veces en total.

Al hacer uso de la palabra en su primer turno, Rigoberto Salgado expuso diferentes temas relacionados con la demarcación; pero de inmediato, dejó en claro que él no tiene nada que ver con algún grupo u organización criminal.

"Niego categóricamente cualquier vínculo consanguíneo, de amistad o negocios con cualquier otra persona o algún grupo o alguna organización delictiva como se ha querido hacer creer, esto es mentira, por más que se repita, nunca será verdad", sentenció.

Asimismo, Salgado Vázquez negó que en la demarcación se tenga registro de 64 personas desaparecidas, como se ha dado a conocer en medios de comunicación; únicamente reconoció un caso, reportado el 16 de agosto de 2016.

En el tema de los mototaxis, aclaró que este medio irregular existe desde el año 1999, y las anteriores administraciones sabían de su operación e incluso se repartieron engomados.

En su oportunidad durante la ronda de cuestionamientos, el diputado perredista, Mauricio Toledo, se le fue encima al delegado - literalmente, porque lo tenía a un lado- y comenzó a cuestionarle sobre una documentación que acredita que familiares y amigos cercanos a Felipe de Jesús Pérez "El Ojos", son parte de la nómina en Tláhuac.

Al respecto y siempre serio, escuchando atento pero con cierto nerviosismo, Salgado reviró que en la delegación no se puede discriminar a nadie. No quiso hacer más comentarios al respecto.

"Nosotros no podemos discriminar a nadie por esa razón y si de la contratación que hicimos a través de las áreas correspondientes de recursos humanos estamos en presencia de lo que ustedes pueden considerar algún hecho que merezca estar en la carpeta de investigación, con mucho gusto que se incorpore", dijo.

Pero Toledo aún no terminaba. También arremetió contra su vivienda, pidiendo detalles de cómo adquirió el actual predio en donde habita.

"Señor Salgado, ¿cómo era su casa antes de asumir el cargo y cómo es ahora?, porque hoy me levanté temprano viendo una casa de google maps de hace un año y medio, por cierto, para que no se sienta perseguido es de google maps y ahora aparece otra casa", señaló Toledo.

En este sentido, el delegado mostró una notoria molestia, ya que habían exhibido incluso ya la dirección de su domicilio. Dijo que ello lo hacía un lugar inseguro para habitar.

"¿Cuál es el objetivo o la necesidad de exponer a mi familia y a las personas que ahí habitamos?, expusieron mi vivienda y a partir de que la exponen ya no es un lugar seguro para vivir", sostuvo.

Continuando con los cuestionamientos, tocó el turno de la diputada de Movimiento Ciudadano, Nury Delia Ruiz, quien pidió explicaciones del porqué en ocasiones se aplicaba ley seca en festividades de la demarcación y se permitía la venta libre de droga; además, aseguró ver en reiteradas ocasiones gente armada en Tláhuac.

Con un cierto tono irónico, Rigoberto Salgado confirmó que efectivamente llegó a haber presencia de gente armada: los policías.

Eso sí, en todo momento, el delegado no desaprovechó para echarle la bolita tanto al gobierno local, como federal.

"No he venido a limpiar mi nombre, he venido a aclarar situaciones que se han estado planteando; lo que la Marina conoció de los hechos, responde a su capacidad como institución como un área encargada de este tema, el gobierno delegacional conoce de hechos delictivos que se ponen del conocimiento de las autoridades correspondientes", aclaró.

Ya iban más de cuatro horas y media de comparecencia y por fin el diputado priista, Adrián Rubalcaba, disparó lo que se estuvieron guardando los diputados -a excepción de Morena- : pedir el proceso de remoción del cargo del jefe delegacional. Postura que fue bien recibida y secundada por Iván Texta, diputado del PRD.

"Yo creo que los argumentos señalados por los demás diputados nos dan argumento suficiente para que sesione la comisión jurisdiccional y se pueda iniciar la investigación correspondiente y solicitar la información ante la procuraduría federal y local y lamento mucho que hasta los propios diputados de Morena ya se retiraron y dejaron solo al jefe delegacional", externó Rubalcaba.

Y sí, en la recta final ya prácticamente no había diputados de Morena en el salón, quienes en todo momento arroparon al delegado y solicitaron la comparecencia del Secretario de Seguridad Pública capitalino, Hiram Almeida, a quien responsabilizaron, junto con el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, del problema de inseguridad en la demarcación.

Rigoberto Salgado abandonó el recinto en medio de una nube de reporteros gráficos y a pie, a quienes declaró que no iba a solicitar licencia, que no aceptaba la renuncia y que en todo momento se encontró en medio de una celada.

"No la acepto, estamos en presencia de una celada que se preparó, ustedes tienen claridad de lo que se pretendió establecer desde un principio; no se estableció una relación de trabajo, simplemente es el ánimo destructivo pero vamos a seguir trabajando".

Fueron las últimas palabras del delegado de Tláhuac antes de subir a su vehículo color gris que ya lo esperaba sobre la calle de Allende, mientras que unas 10 personas llegaron como "apoyo" y con la consigna "No estás solo".

Cargando