¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Artistas

Emotivo homenaje a José Luis Cuevas

Con una hora de retraso, las cenizas del pintor mexicano fueron recibidas por amigos y familiares en el Palacio de Bellas Artes

Desde el recinto de Bellas Artes se realizó el homenaje de cuerpo presente al maestro José Luis Cuevas, quien falleció ayer a los 86 años de edad en la ciudad de México.

Con una hora de retraso, las cenizas del pintor mexicano fueron recibidas por amigos, familiares, funcionarios y representantes de la comunidad cultural.

La primera guardia la encabezó, la viuda Beatriz del Carmen Bazán, junto a la secretaria de Cultura Federal, María Cristina García Cepeda (Maraki) quien dijo que el artista con sus pinceles, lápices e instrumentos abrió caminos para su generación y construyó puentes para la creación en México.

"Cuevas abrazó su tiempo y miro más lejos todavía, puso sus ojos más allá de la frontera con arrojó trazó los mapas de esa figura artista y salió al mundo para firmarse mexicano en su inquebrantable universalidad, perteneció a una generación de creadores que al trazar sus líneas y sus imágenes en el retratos de los personajes expresaron el alma del ser humano" expresó García Cepeda.

Dijo que Cuevas aprendió de artistas como Orozco, de Dostoievski, de Sade y de Kafka, de Paz y de Posada

"Te recibimos José Luis en este palacio de Bellas Artes para decirte hasta siempre Jose Luis, porque esta casa, la casa de la excelencia artística tiene capítulos inolvidables para la vida y obra de Jose Luis Cuevas, gracias porque tu nombre estará asociados para siempre al arte a la trasformación a la memoria y a la juventud permanente, a la ruptura y a la brusquedad, a la eternidad". Así agradeció María Cristina a José Luis Cuevas por su talento y su vida.

Las tres hijas del artista, María José, Ximena y Mariana también pudieron montar guardia junto a las cenizas de su padre, con el que estuvieron distanciadas los últimos años.

La gente que asistió al acto, al ver a las hijas, aplaudieron y gritaron: "No están solas" y "Arriba Bertha" recordando a su madre y primera esposa de José Luis Cuevas.

Por su parte el escritor Fernando González Gortázar señaló que en realidad no hubo ruptura alguna, tan solo los cambios que ocurren a todo ser vivo. Recordó que José Luis Cuevas siempre se declaró deudor de José Clemente Orozco.

González Gortázar dijo que ambos tenían el mismo genio, la misma potencia, la misma actitud de crítica y rebeldía perpetua.

Detalló que su talento fue una bocanada de aire fresco para toda la comunidad cultural.

"Leer los textos o entrevistas de José Luis o asistir a una conferencia era siempre un aprendizaje por su inteligencia y su lucidez, su asombrosa memoria y su recio soporte cultural y era también un recreo, pos su simpatía, su humor, su irreverencia su ironía y su capacidad de polemizar mientras reía, hoy José Luis Cuevas nos ha abandonado y yo lo lloro" dijo el arquitecto.

Con lagrimas, González Gortázar envió un abrazo a Bertha, la primera esposa de Cuevas, así como su viuda Beatriz y a sus hijas María José, Ximena y Mariana y también envió sus condolencias a México y al mundo, a la cultura y al arte.

Cargando