Escucha ahora

Así las cosas


Gabriela Warkentin y Javier Risco

Internacional

Cuba rechaza política de Trump pero sigue abierta a un diálogo respetuoso

"Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en la Isla, estarán condenadas al fracaso"

Ante la nueva política exterior anunciada por Donald Trump hacia Cuba, el gobierno de Raúl Castro fijó su postura y declaró que estas medidas son un retroceso para ambas naciones pero que seguirán abiertos a un diálogo respetuoso con Estados Unidos.

A través de un comunicado, el Gobierno de Cuba precisó que cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en la isla, a través de presiones e imposiciones, estarán condenadas al fracaso.

“Éstas medidas de bloqueo no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución, ni de doblegar al pueblo cubano cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas”.

El régimen de Castro rechazó la manipulación con fines políticos y la doble moral en el tratamiento del tema de los derechos humanos.

“El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos”.

El Gobierno también aseguró que con sus recursos, Cuba ha contribuido a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

“Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país”.

Esta tarde, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció una nueva política de gobierno hacia Cuba que revierte los avances alcanzados en los dos últimos años por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, donde tomaron la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

En el comunicado, el Gobierno de Raúl Castro también señaló que el presidente estadounidense derogó la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama en 2016, donde reconocía la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual.