¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El taco más caro del mundo: por 25.000 dólares puedes comer un taco con hojuelas de oro

El platillo incluye ingredientes mexicanos y de otros países. Tú decides en dónde te lo comes

Puede que te consideres un taquero experto, que te jactes del número de locales que has visitado y de la gran variedad de tacos que ha probado, pero podemos asegurarte algo, hay uno que aún no has degustado. Lo sabemos primero porque este platillo apenas se presentó hace una semana y segundo porque tiene un costo de nada más y nada menos que $25.000 dólares. No, no es una broma, este ‘taquito’ existe y se vende en el hotel Grand Velas Los Cabos.

especial

Juan Licerio Alcalá, chef de Grand Velas Los Cabos, es el autor de esta creación y asegura que fue su forma de apostar por la alta gastronomía mexicana en el lugar donde labora. “Queríamos sacar un producto que fuera nuestra tarjeta de presentación y escogimos el taco”, explica a Verne en entrevista telefónica. “Utilizamos productos auténticamente mexicanos y los fusionamos con productos premium procedentes de Europa y Medio Oriente y crear algo que no se había visto antes”.

El súper taco, como lo llama Licerio, incluye ingredientes nacionales como el maíz, láminas de oro originario de Taxco, la langosta de Baja California y chiles oaxaqueños y veracruzanos. Estos se complementan con trufa francesa, caviar beluga, carne kobe, sales ahumadas, queso brie y café civet. De acuerdo con el chef de 41 años, todos son ingredientes de primera calidad y esa es una de las razones por las que el costo es tan elevado.

El chef Licerio dice que aún no se ha vendido ni un taco, pero que ya hay muchos interesados. Si te acabas de sacar la lotería, o eres de los que aplican la de “el dinero va y viene” y quieres probar esta exquisitez, considera que debes hacer la reservación una semana antes. Se te pedirá un depósito de 12.500 dólares y podrás liquidar el resto una vez que llegues al hotel. No olvides compartir la experiencia en redes, así al menos los demás nos podremos echar un taco de ojo.

Checa la nota completa en EL PAÍS

Cargando