¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

11 canciones que las mexicanas no quieren que les dediquen nunca (o no deberían)

Si le vas a cantar algo a alguien procura que ese tema no esté en esta lista

¿A quién no le gusta que le dediquen una canción? Ese momento en el que tu significant other te dice: Con esa de Luismi me acuerdo de ti es i-nol-vi-da- ble. Las rolas de Chente, Juan Gabriel, Camila o Sin Bandera han pertenecido a millones de enamorados empedernidos que adoptan las palabras de otros para expresar su gran amor (Okeeeeeeeeei). Y todo bien con dedicar canciones, pero hay de temas a temas. En serio, no todas las canciones son bonitas aunque lo parezca, por eso hicimos una lista de algunas que de verdad no queremos que nos dediquen nunca.

1. La incondicional. Ay Luismi…encima de que friendzoneas a la morra le cantas una canción. Tú la misma de ayer, la que no supe amar, no sé por qué. ¿es en serio? El que es cruel es cruel, nos queda claro.

2. La mujer que no soñé. A ver, nadie quiere ser ni la pasada de moda, ni la aburrida. Es increíble cómo Arjona hace que ser intelectual y traer lentes sean defectos, ¿por?

3. La planta. Lo de hoy es comparar a tu novia con una planta y decir que parece enredadera. Esta es una de las canciones más ofensivas que hemos escuchado. Se vale estar despechado, lo que no está cool es ofender. Si la chica te dejó asúmelo, no le digas que prefieres que sea una planta desértica.

4. La cumbiera intelectual. “Bailar cumbia y ser intelectual es casi imposible” dijo nadie nunca.

5. Mátalas. ¿Osea cómo? Si le llevas flores, chocolates y les cantas canciones a la chica puedes “disfrutar de sus placeres” Obvio no. Es un pésimo consejo Alejandro. Échenle ganitas chavos, una buena conversación no le hace daño a nadie

6. Mi amante. Nadie quiere ser la amante de nadie. Punto.

7. Secreto de amor. “Te voy a cambiar el nombre para guardar el secreto, porque te amo y me amas y a alguien debemos respeto”. Si estás tan enamorado grítalo a los cuatro vientos, ¿los secretos qué chavos?

Checa la nota completa en EL PAÍS

Cargando