Escucha ahora

Triple W


Fernanda Tapia

Sociedad

La Academia despide a los auditores culpables del ‘Oscargate’

La presidenta de la institución puso en duda la futura relación con la consultora PwC. La revista 'Variety' demuestra que Cullinan estaba más pendiente de tuitear que de los sobres

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas no quiere volver a ver a Brian Cullinan y Martha Ruíz. Según ha anunciado este miércoles la presidenta de la organización, Cheryl Boone Isaacs, los dos auditores de la consultoría PricewaterhouseCoopers (PwC) en el centro del Oscargate no volverán a trabajar para la Academia tras el desastroso error cometido este año y que motivó el anuncio como ganadora de la película equivocada. Ambos, veteranos en la empresa, seguirán formando parte de la consultora pero no podrán trabajar para la Academia. Boone Isaacs incluso puso en duda su futura relación con la consultora con la que han trabajado durante sus 80 años de historia.

Cullinan, un veterano con 32 años de experiencia y 4 trabajando para los Oscar, era el jefe del equipo de colaboración con la Academia y del área de California del Sur de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC). Su labor era la de tabular los votos y, junto con su compañera de trabajo, entregar los sobres con los nombres de los ganadores durante la ceremonia. Él dio el sobre equivocado a Warren Beatty cuando llegó el momento del último premio, el de mejor película. Ruiz había entregado a Leonardo DiCaprio minutos antes la tarjeta de mejor actriz, que Emma Stone no soltó desde que recibió el Oscar. Cada uno de los dos auditores de PwC tenía un juego de sobres, ya que se sitúan en los extremos opuestos del escenario. “Lo que hacemos es entregar el sobre al presentador”, explicaba Cullinan en un blog el pasado febrero. “No suena muy complicado pero tienes que estar seguro de que le entregas a cada presentador el sobre adecuado”, añadía.

Eso fue precisamente lo que no ocurrió. Cullinan le entregó a Beatty el sobre equivocado. En lugar de hacerle entrega del sobre de mejor película, donde aparecía el nombre de la película ganadora, Moonlight, le dio el de mejor actriz, premio que acababa de ser entregado, donde ponía Emma Stone y La La Land.

La revista Variety ha demostardo con fotografías que Cullinan estaba más pendiente de colgar en las redes sociales mensajes y fotos durante la ceremonia, aprovechando el lugar privilegiado que ocupó toda la velada, que de los sobres. En su último tuit adjuntó una foto de Stone con la estatuilla. Fotografía que tuvo que ser tomada segundos antes de entregar el sobre erróneo. Al acabar la gala, el contable eliminó de Twitter cualquier rastro de sus mensajes en los Oscar, pero Los Ángeles Times logró recuperarlos.

Checa la nota completa en EL PAÍS