El secreto para tener un día lleno de energía no está en una taza de café

Si deseas tener un día muy productivo, la solución no está en tu baño

De acuerdo con la ciencia, si tu objetivo es estar lleno de energía lo que debes hacer es tomar un baño con agua fría después de despertarte.

¿Por qué? Cuando tu cuerpo entra al torrente de agua helada, el cuerpo responde a este shock térmico acelerando tu respiración. Esto deriva en más oxígeno al torrente sanguíneo debido a que las venas se contraen.

Cuando el corazón trabaja más, tu metabolismo mejora y el cuerpo expulsa los desechos mucho mejor. Además de esto, la temperatura estimula a las células encargadas que quemar energía (en otras palabras, quemarías grasa).

La recomendación sería hacer este tipo de baños con mayor frecuencia.

Cargando