"Estamos como si fuera el primer día: con mucho sufrimiento y dolor", a dos años del caso Ayotzinapa

Padres de los 43 estudiantes desaparecidos encabezaron en la Ciudad de México la XXIV Jornada de Acción Global en la que siguen pidiendo justicia

Llegó la fecha que nadie quería que llegara, el segundo aniversario de los trágicos acontecimientos en Iguala, Guerrero, el levantamiento de 43 jóvenes estudiantes, los normalistas de Ayotzinapa. 731 días sin que las autoridades establezcan a los responsables ni traigan justicia a las víctimas. 24 meses de que los padres y madres de esas 43 familias mutiladas desgarren sus gargantas en la exigencia a las autoridades para encontrar a sus hijos.

Joaquina García, madre de uno de los desaparecidos, expresó así su sentir: “Nosotros ya no queremos saber nada de verdad histórica ni queremos saber más que van a analizar una vez más el basurero de Cocula. Queremos que siga con las investigaciones que dejaron del GIEI, saber dónde están nuestros hijos. Les habla una madre adolorida, 43 padres desesperados por no saber nada de sus hijos”.

Se trató de la XXIV Jornada de Acción Global por Ayotzinapa, una marcha encabezada por los familiares de desaparecidos y miles de integrantes de la sociedad civil entre estudiantes, sindicalistas de la CNTE y el Sindicato Mexicano de Electricistas, e integrantes de movimientos como los padres de la Guardería ABC, de Nochixtlán, de Atenco y de tantos otros pendientes del Gobierno Federal.

Del Ángel de la Independencia al Zócalo siguieron las consignas contra el presidente de la República, la PGR, las autoridades implicadas y el reclamo de justicia interrogar a aquellos soldados que si no intervinieron, pudieron ser testigos de una grave violación a Derechos Humanos, como señaló otro de los padres, Mario Cesar González.

“Que vamos a seguir hasta donde tope por encontrar a nuestros hijos, porque es lo único que es nuestro, de nosotros los pobres, nuestros hijos… No todos los ricos son malos ni todos los pobres son buenos. Hay muchos miembros del Ejército que tienen honor, que ya basta que les dicen asesinos, que no todos son los que están coludidos con el crimen organizado. Que ellos son los que necesitamos también que levanten la voz”.

Por su parte, el vocero de las familias de los 43 jóvenes, Felipe de la Cruz, recordó las tareas pendientes del Estado Mexicano que emitió el Grupo Interdisciplinario de Expertos a través de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Además, reiteró el reclamo al Ejecutivo Federal por haber otorgado un nuevo nombramiento a Tomás Zerón de Lucio, en el Consejo de Seguridad Nacional, pese a las irregularidades y la posible ‘siembra’ de evidencia en el caso Ayotzinapa.

“Hoy vemos como Enrique Peña Nieto protege a Tomas Zerón de Lucio y lo premia por su gran labor de seguir protegiendo al asesino y al orquestador de este crimen cometido en Iguala. Exigimos cárcel para Tomás Zerón por alterar las evidencias”.

Sin incidentes transcurrió el recorrido que llegó a un costado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para reiterar, como cada mes, que nos siguen faltando 43.

Cargando