Descubren que los perros sí entienden lo que les decimos

Al igual que los humanos, los perros son capaces de usar el hemisferio izquierdo del cerebro para comprender el significado de las palabras, y el hemisferio derecho para procesar la entonación

De acuerdo con un estudio publicado en “Science”, los perros sí pueden distinguir las palabras que les decimos, además de interpretar su entonación.

Un equipo de científicos húngaros descubrió gracias a los escaneos de cerebros de varios perros para que su comprensión del habla se parece mucho a la nuestra.

Al igual que los humanos, los perros son capaces de usar el hemisferio izquierdo del cerebro para comprender el significado de las palabras, y el hemisferio derecho para procesar la entonación. Para ellos no es lo mismo un “buen chico” en tono neutro, que la misma frase con una gran entonación y entusiasmo.

Para llegar a esta conclusión, contaron con la ayuda de 13 perros de diferentes razas quienes aprendieron a mantenerse inmóviles en un escáner de resonancia magnética mientras su entrenador les hablaba. Mientras estaban dentro, los científicos medían la actividad cerebral de los perros mientras escuchaban halagos, así como palabras sin sentido para ellos de manera efusiva y neutral.

Con el hemisferio izquierdo del cerebro los perros reconocían cada palabra como algo distinto, mientras que con el derecho interpretaban las diferentes entonaciones. Su centro de recompensa se encendía únicamente cuando las palabras de halago se correspondían con la entonación propia de un halago.

“Los perros no solo diferencian lo que decimos de cómo lo decimos, sino que también pueden combinar las dos cosas para una correcta interpretación de lo que realmente significan esas palabras”, explica Attila Andics, autor principal del estudio e investigador de etología en la Universidad Eötvös Loránd de Budapest. “El proceso es muy similar al de los humanos”.

Si además en el entorno del perro está muy presente el habla humana, también pueden emerger en su cerebro representaciones del significado de las palabras. Esto sugiere que los mecanismos para entender el habla evolucionaron mucho antes de lo que creíamos, y que no son exclusivos de los primates.

Cargando