Dilma se defiende tras acusaciones del Impeachment en Senado

La ex madataria juzagada por posibles vínculos filtrados en el caso Lava Jato, se defiende en el Senado, última instancia que lleva el tratamiento de su caso

Ante los 81 senadores la presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, presentó sus alegatos finales en el impeachment o juicio político que enfrenta en el Senado carioca.

La mandataria suspendida desde el mayo pasado, converso en el recinto senatorial durante casi una hora, señaló la ilegitimidad del cual está cargado el proceso, declaró que la "quieren acusar por firmar decretos que no implicaron, como se probó, gastos ni en un centavo más de lo previsto".

Al mismo tiempo que consideró que de concretarse el golpe de Estado, se va a "agravar la crisis brasileña".

A lo largo de su discurso menciono repetidas veces la necesidad de garantizar el Estado de derecho y el régimen democrático conquistado en el país desde el año de 1985.

Los casos de corrupción son constantes en los políticos de todos los partidos de Brasil, y ante el hecho Rousseff declaró que: "Si hubiese sido cómplice de la inmoralidad y del ilícito, tal vez hoy no estaría siendo juzgada", dijo.

Por su parte el presidente de la Suprema Corte de Justicia del país sudamericano, Ricardo Lewandowski, señaló en el marco de una sesión en el recinto senatorial que: "Ahora ella está defendiendo su gestión, su biografía personal y su honor…Sin embargo, los senadores son los jueces, no los fiscales del caso".

Finalmente la al final del discurso profundizó en la negación de los cargos de corrupción por los que se le acusa. Sostuvo que: "Todos saben que no me he enriquecido en el ejercicio de los cargos públicos. Que no hice desvíos de dineros públicos. No tengo cuentas en el exterior. Siempre he actuado con absoluta probidad".

Cargando