Un nuevo símbolo del horror nace en Siria

El cuerpo de Omran fue encontrado cubierto de polvo, con los cabellos totalmente revueltos y el rostro ensangrentado

La foto de un niño sentado en una ambulancia tras un bombardeo en Alepo, la segunda ciudad siria, está dando la vuelta al mundo.

Es un símbolo potente, otro más en el interminable registro del dolor causado por la guerra civil en el país árabe.

El niño se llama Omran Daqneesh y tiene cinco años.

Este niño siro fue rescatado el miércoles entre las ruinas de un edificio de Alepo destruido por los bombardeos de la aviación rusa o del régimen del presidente Bashar al Asad.

El hombre que rescató al niño, en el barrio de Qaterji, controlado por los rebeldes, puso al chaval en una silla de color naranja de una ambulancia mientras esperaba la llegada de personal sanitario. Otros tres niños fueron rescatados al mismo tiempo.

Esta historia nos recuerda otra terrible imagen que refleja la situación que se vive a causa de la guerra.

Mónica Romero entrevistó a Abdulá Kurdi, padre de Aylan Kurdi, el niño ahogado en el mar de Turquía:

Cargando