Religiosos exigen a EPN retirar iniciativa de matrimonios gay

Líderes de cientos asociaciones religiosas cristianas exigieron al Presidente dar marcha atrás a la iniciativa de ley que propuso para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo

 

 

Líderes de más de 2 mil asociaciones religiosas evangélicas exigieron al presidente Enrique Peña Nieto retirar la iniciativa de reformas constitucionales para permitir el matrimonio de personas del mismo sexo.

Los representantes de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús; Amistad Cristiana de México y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días (Mormones), entre otras asociaciones, rechazaron también que dichas uniones puedan adoptar hijos, pues ambas posibilidades atentan contra la institución de la familia que fue "ordenada por Dios".

Al fijar su postura sobre la propuesta presidencial, los dirigentes religiosos que integran la Unidad Nacional Cristiana por la Familia, aseguraron que de acuerdo a datos del Conapred, el 70 por ciento de los mexicanos reprueba esos "matrimonios" y que no permitirán esa imposición. Pues además de dialogar con los legisladores para echar atrás la iniciativa, están dispuestos a realizar movilizaciones de protesta.

En conferencia de prensa, el pastor de la Iglesia de Dios, Julio Cesar Meléndez, calificó de irresponsable una iniciativa que vulnera a la familia, sin hacer consulta alguna ni contemplar los "efectos colaterales" contra la niñez, como la que envió al Congreso el presidente Peña Nieto.

"Nos parece lamentable la intervención del Presidente en querer cambiar una estructura histórica fundamental, sin la más mínima consulta y sin la más mínima intervención democrática. Si vamos a movilizarnos vamos hacer lo que tengamos que hacer, pero no vamos a permitir el autoritarismo en el uso o revestimiento de legalidad de aquellas cosas que pueden lastimarnos a todos, a tus hijos, a tus nietos a los míos, de eso estamos hablando de algo muy, muy serio"

Aseguraron no asumir una posición homofóbica, por el contario, se dijeron victimas de discriminación, pues estiman que las comunidades LGBTTI representan sólo al 2 ó 3 por ciento de la población y, en democracia, una minoría no puede imponer " su forma de vivir" al 97 por ciento de los mexicanos.

El Obispo presidente de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo, Samuel Sánchez Armenta, advirtió que el movimiento cristiano por primera vez está en pie de lucha.

"Esta propuesta de ley ha hecho que el cuerpo de Cristo, la iglesia, reaccione y nos unamos y en sentido damos la bienvenida y estamos dispuestos a colaborar y unirnos a todo movimiento con principios cristianos que en este momento defendamos la familia. No forzamos a nadie a que crea como nosotros, pero tampoco queremos nos fuercen a creer y a vivir como otros quieran que lo hagamos".

Los líderes religiosos cristianos, insistieron que el matrimonio es solo entre un hombre y una mujer, pues los niños tienen derecho a tener un padre y una madre "para cumplir con el destino divino".

Horas después, el presidente Enrique Peña Nieto, escribió en su cuenta de Twitter un par de mensajes en los que pidió identificar las normas mexicanas discriminatorias y convocó a participar en la consulta por un México incluyente y respetuoso de la diversidad.

 

Cargando