A 10 años, las mujeres denunciantes de tortura sexual en Atenco exigen justicia

En un comunicado, las mujeres afectadas esperan que su caso siente un precedente para avanzar hacia un país libre de tortura

Las 11 mujeres denunciantes de tortura sexual, por los hechos de represión en San Salvador Atenco y Texcoco, del 3 y 4 de mayo de 2006, señalaron que no cesarán en su lucha por la verdad, justicia y la erradicación de la tortura sexual en México como técnica para desmovilizar, reprimir o fabricar culpables.

Mediante un comunicado, las mujeres denunciantes esperan que su caso siente un precedente para avanzar hacia un país libre de tortura. En particular, a través de la campaña nacional que fundaron en 2014, las mujeres se han solidarizado con otras sobrevivientes para Romper el Silencio contra el uso de la tortura sexual a mujeres.

Insistieron en que durante esta década, organismos internacionales y relatores se han pronunciado sobre la tortura en México y recordaron en el reciente informe del Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Juan E. Méndez, quien enfatizó que la tortura es una práctica generalizada en el país.

Las victimas abundaron que su caso se mantiene en la impunidad y si bien un grupo de policías, peritos y ministerios públicos han sido vinculados a proceso penal, las autoridades estatales, han evitado investigar la responsabilidad por cadena de mando.

Resaltaron que a diez años de ocurridos los hechos, ni el gobierno estatal, ni el federal, han establecido las medidas de carácter legislativo y de políticas públicas que eviten que los hechos de graves violaciones se vuelvan a repetir.

Cargando