Hace público Equipo Argentino de Antropología Forense peritaje completo del Basurero de Cocula

El equipo de expertos dijo que abrió al público las más de 300 páginas de su estudio como una medida de transparencia

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) decidió hacer público su peritaje interdisciplinario sobre las evidencias halladas en el Basurero de Cocula, Guerrero, en el marco de la investigación sobre la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa, luego que presentara el 9 de febrero el informe ejecutivo.

El EAAF concluyó, tras más de un año de trabajo científico independiente sobre la evidencia física recolectada y analizada proveniente del Basurero de Cocula, que no es posible que los presuntos perpetradores hayan incinerado en ese lugar a los 43 jóvenes, ya que no hay consistencia entre la evidencia física y la evidencia testimonial.

Mediante un comunicado, el equipo de expertos dijo que abrió al público las más de 300 páginas de su estudio como una medida de transparencia, que abone a una discusión en torno a la desaparición de los estudiantes en el basurero del municipio de Cocula.

Entre otras cosas, el informe revela además que se detectaron irregularidades en la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) como el repentino hallazgo de 41 casquillos en una zona que ya había sido inspeccionada.

El peritaje del equipo de expertos revela también que existe una clara contradicción en cuanto a las armas que los testigos y presuntos participantes de los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014 señalan haber utilizado y las evidencias balísticas halladas en el lugar.

Dentro del dictamen, disponible en el sitio de internet del EAAF, también se encuentra información sobre miles de pequeños fragmentos de restos óseos y decenas de cartuchos de bala que el equipo recopiló en el lugar.

El Equipo Argentino de Antropología Forense recordó que aunque el panel de expertos sobre dinámica de fuego concluyó el primero de abril pasado que existía evidencia de que al menos 17 cuerpos habían sido quemados en el basurero de Cocula, éstos no necesariamente correspondían a los 43 normalistas, dado que el grupo delictivo Guerreros Unidos había utilizado el espacio por años para incinerar a sus víctimas.

Cargando