Peña propone utilizar marihuana con fines médicos y no criminalizar a adictos

Se prevé que esta semana el Gobierno Federal exponga acciones específicas bajo los principios de salud pública y derechos humanos, tal como lo propuso en dicha asamblea de la ONU

Ante la Asamblea Especial de la ONU sobre Drogas, el presidente Enrique Peña Nieto propuso un nuevo enfoque para atender las adicciones desde la perspectiva de la salud y los derechos humanos.

Poner en el centro del problema a las personas y no a las drogas, una estrategia que termine con el prohibicionismo, que no criminalice a los consumidores, regular el uso de la marihuana con fines médicos y científicos, y combatir eficazmente a los narcotraficantes de manera coordinada a través de la cooperación internacional.

Al participar como orador en esta trigésima sesión, Peña Nieto planteó 10 propuestas, un decálogo que incluye las conclusiones de los foros regionales organizados por la Secretaria de Gobernación. La idea, dijo, es dar un giro a la política prohibicionista instrumentada en la llamada guerra contra las drogas adoptada desde los años 70 y que resultó francamente insuficiente.

Consideró que debe cambiar todo aquello que simplemente no ha funcionado para resolver el grave problema de las drogas.

Por cierto, esta postura generó aplausos entre los asistentes a la asamblea.

Desde la más alta tribunal mundial, Peña Nieto propuso a nombre de México asumir una responsabilidad compartida entre países productores y consumidores, fortalecer el frente común contra el crimen trasnacional, establecer una estrategia de prevención dirigida a niños y jóvenes para evitar las adiciones, ofrecer ayuda y tratamientos médicos a los adictos, buscar penas alternativas no carcelarias para los consumidores y regular el uso de la marihuana con fines medicinales y elevar el gramaje permitido para no criminalizar a los consumidores , tal como se aprobó en los foros de debate.

Antes de exponer las propuestas, Enrique Peña recordó que desde hace décadas México y otros países productores y de tránsito de drogas han pagado un precio muy caro en la guerra contra los estupefacientes.

“Durante décadas, México ha sido una de las naciones más comprometidas contra el problema de las drogas. Mi país forma parte de las naciones que han pagado un alto precio, un precio excesivo, en términos de tranquilidad, sufrimiento y vidas humanas; vidas de niños, jóvenes, mujeres y adultos”.

El presidente hizo un reconocimiento a los especialistas, académicos y representantes de la sociedad civil que participaron en los foros de consulta.

“Como Presidente de México, en esta Sesión Especial, doy voz a quienes ahí expresaron la necesidad de actualizar el marco normativo, para autorizar el uso de la marihuana con fines médicos y científicos. Los participantes de aquellos foros, también expusieron la importancia de elevar, en congruencia con estándares internacionales, la cantidad de marihuana que puede ser considerada para uso personal, con la finalidad de no criminalizar a los consumidores”.

Es más, Peña Nieto dijo confiar que de la asamblea de la ONU sobre Drogas, surjan soluciones a este grave problema que no respeta fronteras, que se logre un nuevo consenso para dar atención integral a este flagelo desde una perspectiva internacional ya que un solo país no puede lograrlo solo.

“Hago votos porque este diálogo nos permita comenzar a generar la visión, los instrumentos y los nuevos consensos que necesitamos para contrarrestar el fenómeno de las drogas en el Siglo XXI. Unidos, trabajemos y encontremos soluciones. Transitemos de la mera prohibición, a una efectiva prevención, y a una eficaz regulación. Miles de vidas dependen de ello”.

El presidente Peña Nieto dijo que en los próximos días, de hecho será esta misma semana, cuando su gobierno, expondrá acciones específicas que se adoptaran bajo los principios de salud pública y derechos humanos, tal como lo propuso en dicha asamblea de la ONU.

Cargando