COBERTURA ESPECIAL

Así fue la histórica visita de Obama a Cuba

La promesa de terminar con el embargo, anunciar que el futuro de Cuba está solo en manos de los cubanos y reconocer el "valor" de los opositores, entre lo más destacado del paso del presidente estadounidense por la isla

Por Mónica Romero, enviada

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, terminó su visita de tres días a Cuba para reconstruir las relaciones entre Washington y La Habana.

Su gira concluyó con la asistencia al estadio Latinamericano de Beisbol en La Habana para presenciar el partido amistoso entre los Tampa Rays de Estados Unidos y la Selección Nacional Cubana.

El presidente Obama llegó al estadio acompañado por su esposa Michelle Obama y sus hijas Malia y Sasha donde los cubanos lo recibieron con ovación; él iba vestido con una camisa blanca de manga larga, sin chaqueta.

Presenció el partido sentado junto a su homólogo de Cuba, Raúl Castro, quien iba vestido con un traje azul oscuro y camisa negra.

Los dos presidentes estuvieron alrededor de una hora y media en el partido, que cerró con un marcador de 4 – 1 a favor de los Tampa Rays. Al retirarse, Obama fue despedido en medio de aplausos y gritos de júbilo.

Antes de comenzar el partido, en el estadio se guardó un minuto silencio por los atentados terroristas ocurridos en Bruselas, Bélgica.

Y por la mañana de su último día en La Habana, el presidente Obama también se refirió a estos ataques.

Desde el Gran Teatro Nacional abrió su discurso con la advertencia de que Estados Unidos “hará todo lo necesario” para castigar a los responsables de los ataques en Bruselas y dijo también que el pueblo estadunidense se encuentra “en solidaridad” con Bélgica. Dijo:

"Permítanme hacer un comentario sobre los ataques terroristas en Bruselas… Los pensamientos y plegarias están con el pueblo belga, estamos en solidaridad con ellos ahora y condenamos estos ataques. Haremos lo que sea para ayudar a nuestro aliado belga y someter a la justicia a los responsables de estos ataques. Esto es otra muestra donde el mundo debe estar unido, debemos estar juntos sin importar nacionalidades, raza o fe para luchar contra el flagelo del terrorismo, lo haremos y derrotaremos a quienes amenazan la seguridad en todo el planeta".

En su discurso histórico, en el tercer y último día de su gira por Cuba, el presidente Obama citó “Cultivo una rosa blanca” de José Martí, un poema dedicado a los amigos y la paz.

"En su poema más famoso, José Martí hizo esta ofrenda de amistad y de paz tanto para sus amigos como sus enemigos. Hoy día, como presidente de Estados Unidos, le ofrezco al pueblo cubano la paz”.

Embargo, derechos humanos y presos políticos

Otro de los momentos a destacar en la visita del presidente de Estados Unidos fue su primer encuentro con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el mensaje que ambos dieron a la prensa internacional desde el Palacio de la Revolución.

En la reunión hubo cuestionamientos sobre derechos humanos en Cuba y sobre el bloqueo impuesto por los Estados Unidos y durante la sesión de preguntas y respuestas, el presidente de Cuba, Raúl Castro, se disgustó y retó a un periodista para que le dijera la lista de presos políticos que se dice hay en la isla para liberarlos inmediatamente.

Al ser cuestionado por este reportero estadunidense de origen cubano sobre por qué existen presos políticos en Cuba, el presidente Castro respondió que no puede permitir que alguien diga eso. Sostuvo:

"Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos. Menciónala ahora, qué presos políticos, dime el nombre o los nombres, o cuando concluya la reunión me da una lista con los nombres de los presos y si hay esos presos políticos, antes de que llegue la noche van a estar presos”.

Y también hubo insistencia de la prensa sobre violaciones a derechos humanos en Cuba, a lo que Raúl Castro respondió que ningún país en el mundo respeta la totalidad de los 61 derechos humanos reconocidos en los Tratados Internacionales, que Cuba respeta 47.

"Cuántos países del mundo cumplen con los 61 derechos humanos, eso he señalado hoy, y civil, su conjunto, qué país los cumple todo, ¿lo sabe usted? Yo sí, ninguno, ninguno... unos cumplen unos, otros cumplen otros y entre esos estamos nosotros. De esos mencionados 61 son, Cuba cumple 47, habrá otros que cumplan más y muchos que cumplan menos. No se puede politizar el tema de los Derechos Humanos", refirió.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos habló sobre el bloqueo económico impuesto a Cuba y refirió que sí va a terminar, pero que él no sabe cuándo.

"El embargo concluirá. ¿Cuándo? No estoy totalmente seguro, pero pienso que concluirá y el camino que estamos recorriendo seguirá después de que yo termine mi gobierno. La razón es lógica, la razón es que lo que hicimos, medio siglo no fue bueno ni para nuestros intereses ni para los del pueblo cubano”.

La reunión bilateral se llevó a cabo en el Palacio de la Revolución y es la tercera vez que los dos mandatarios se reúnen desde que se anunció el restablecimiento de relaciones. La primera fue en la Cumbre de Las Américas en Panamá en abril de 2015 y la segunda en la Asamblea General de la ONU en Nueva York en septiembre pasado.

La llegada histórica

El recibimiento oficial inició con una ofrenda floral en el monumento a José Martí en el que la banda de guerra cubana entonó los himnos nacionales de Cuba y de Estados Unidos. Este fue el primer acto oficial, aunque el presidente Obama llegó el domingo a Cuba.

El avión presidencial, el Air Force One, en el que se trasladó el mandatario, su esposa Michelle, sus hijas Sasha y Malia, su suegra María Robinson y parte de su equipo, aterrizó en el Aeropuerto Internacional José Martí a las 16:00 horas con 29 minutos, tiempo local.

Obama fue recibido por el ministro de Relaciones Exteriores cubano Bruno Rodríguez, así como por parte del personal diplomático estadunidense en la isla, no acudió el presidente de Cuba, Raúl Castro.

La visita de Obama hizo historia, pues es la primera vez que un presidente de Estados Unidos visita Cuba en 88 años, algo que parecía impensable hasta todavía hace unos meses, y se dio en el contexto de la reanudación de relaciones entre ambas naciones anunciada el 17 de diciembre de 2014.

Ese mismo domingo, el mandatario estadunidense hizo un recorrido por La Habana vieja, caminó por las calles emblemáticas de esta zona, visitó la catedral, se reunió con el cardenal Jaime Ortega, quien fue un personaje estratégico en las negociaciones para el restablecimiento de las relaciones con Cuba tras casi setenta años de ruptura.

Incluso comió con su familia en el emblemático restaurante "Paladar San Cristobal".

Y otro de los puntos importantes de la gira del presidente de Estados Unidos en La Habana fue reunión con líderes opositores en la embajada estadunidense, un encuentro en que elogió "la valentía" de los disidentes.

"Quiero agradecer a todos los que han venido aquí. A menudo se requiere mucha valentía para hacer activismo en Cuba", dijo Obama. "Este es un tema en el que seguimos teniendo muchas diferencias con el gobierno de Cuba", agregó.

A la cita, que duró poco más de una hora, asistieron trece disidentes, entre ellos Guillermo Fariñas, reconocido a nivel internacional por su activismo a favor de los Derechos Humanos; además asistió Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Previo a la reunión, Guillermo Fariñas sugirió al presidente Obama no ser cómplice de la represión:

Cargando