Esta es la razón por la que no deberías usar cotonetes para los oídos

Limpiar los oídos hasta el fondo del canal, es uno de las principales causas de infecciones en los oídos

Los cotonetes son un producto que muchos utilizan en su vida diaria como instrumento de higiene para los oídos, sin embargo, muchos aseguran que usarlos es malo. Incluso en el paquete dice “No insertar en el canal auditivo”.

 

¿Por qué?

Limpiar los oídos hasta el fondo del canal, es uno de las principales causas de infecciones en los oídos, lo que genera molestias y dolor a las personas.

Lo que hacemos con los cotonetes, es empujar la cerilla al fondo del canal auditivo creando una acumulación excesiva que genere dolores y mareos. Además de que podría romper la membrana del tímpano.

 Entonces, ¿cómo se limpian los oídos?

No hay necesidad de limpiar nuestros oídos ya que ellos lo hacen solos. De acuerdo con información publicada por Hospitales de La Universidad de Oxford, en su interior la piel funciona como una especie de transporte que expulsa la cerilla. Es por eso que si introducimos un objeto ajeno, no solo regresamos lo expulsado, sino que dañamos la piel que despacha lo que nuestros oídos no necesitan.

La historia de los cotonetes

El primer cotonete fue introducido al mercado en 1923 por Leo Gerstenzang, luego de que vio a su esposa usar una bolita de algodón en el extremo de un palillo para limpiar a su hijo y aplicarle pomadas y líquidos en el cuerpo.

 En un primer momento los palillos eran de madera, no plástico, y el algodón se encontraba sólo en uno de los extremos. Además, se publicitaban para usarse como instrumento para la higiene de los bebés.

 

Cargando