México atraviesa una grave crisis de violencia e inseguridad desde hace años: CIDH

La guerra contra el crimen organizado provocó la muerte de más de 100 mil personas, miles de desapariciones y el desplazamiento de millares de personas por todo el país, señala el organismo internacional

Este martes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentó su informe anual “Situación de los derechos humanos en México”, basado en su visita efectuada entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre pasados, el cual subraya que nuestro país atraviesa por una grave crisis de violencia y seguridad desde hace años.

El organismo internacional advirtió que esta situación se agravó y desató una mayor violencia contra la población civil, en gran medida por la “guerra contra el narcotráfico” impulsada por el ex presidente Felipe Calderón, y la estrategia presidencial actual de conjugar a las fuerzas armadas en la lucha contra el crimen organizado y en labores de seguridad.

“Esto ha desatado una mayor violencia así como violaciones graves a los derechos humanos en la que se observa una falta de rendición de cuentas conforme a los estándares internacionales”, señala texto de 236 cuartillas que se divide en 7 capítulos y que incluye, entre otros, protección de los derechos humanos en México, violencia y seguridad ciudadana y situación de los defensores de derechos humanos, periodistas y libertad de expresión.

La CIDH insistió en que en México prevalecen las violaciones de garantías individuales e impunidad, lo cual no cambiará bajo el actual régimen debido a que no se ofrecen “cambios sustanciales” en políticas de seguridad, mientras que continúan “las denuncias de desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y tortura, así como la situación de inseguridad de las mujeres, la niñez, las personas migrantes, defensoras de derechos humanos y periodistas, quienes son víctimas de asesinatos, desapariciones, secuestros, tortura, amenazas y hostigamientos”.

El órgano jurídico de la Organización de los Estados Americanos (OEA) insistió en que la guerra contra el crimen organizado provocó la muerte de más de 100 mil personas, miles de desapariciones y el desplazamiento de millares de personas por todo el país.

En su valoración, la CIDH reconoce que desde 2011 el gobierno mexicano ha instrumentado reformas constitucionales y ha adoptado protocolos para investigar casos de tortura y desaparición forzada de personas, sin embargo, insistió en no se cumplen con esos compromisos.

En un apartado el informe señala que México es considerado como uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, exceptuando aquellos que están en guerra.

La CIDH puntualizó que la razón de que en México se vive una profunda crisis de violación a los derechos humanos, es la impunidad que impera en el gobierno de Peña Nieto para castigar a los responsables de estos delitos internacionales.

Como ejemplo de impunidad, el organismo citó el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, en septiembre de 2014; así como el asesinato de 22 civiles en Tlatlaya, Estado de México por parte de elementos del ejército, en junio de 2014, y la muerte de civiles en Apatzingán, Michoacán en enero de 2015.

Cargando