El nuevo Reglamento de Tránsito no afecta la calidad del aire en la CDMX

El Centro de Estudios Mario Molina concluyó que la reducción de velocidad que establece el nuevo Reglamento de Tránsito en la Ciudad de México no afecta la calidad del aire en la capital

Luego de que algunos expertos y catedráticos debatieran si la reducción de velocidad era factor para que aumentara el índice de contaminación, los analistas de este laboratorio aseguraron lo contrario.

 

“El Reglamento de Tránsito, cuyo propósito expreso es reducir accidentes viales, no es un asunto que requiera atención prioritaria desde la óptica de la contaminación atmosférica”, explicó el Centro de Estudios Mario Molina a través del documento 'Mejorar la Calidad del Aire en el Valle de México es urgente y un gran reto para la sociedad'.

 

Incluso, aseguraron que en general, el óptimo en emisiones y en consumo de combustibles ocurre a velocidades entre 55 y 85 kilómetros por hora, sobre todo si se mantiene en una aceleración constante.

En este documento, esta Asociación Civil sugiere que dentro de las soluciones para mejorar la calidad del aire, se encuentran el ampliar la red del transporte público y rescatar espacio público y áreas verdes; también incentivar la utilización de tecnologías vehiculares limpias y eficientes como automóviles eléctricos.

 

“Aunque estas medidas pueden requerir de una inversión cuantiosa, el beneficio para la sociedad, con mucho, supera su costo”, concluye el oficio.

Cargando