Afecta tremenda crisis a Acapulco

La sombra de Ayotzinapa, los bloqueos y las movilizaciones han provocado que la gente ya no quiera ir al puerto

Por Mónica RomeroenviadaGuerrero.- Triste y desolado el Acapulco de Agustín Lara parece haber quedado en el olvido para los turistas. Sus playas, sus restaurantes y sus hoteles lucen vacíos, por el contrario policías federales y militares recorren la zona turística. La sombra de Ayotzinapa, los bloqueos y las movilizaciones han provocado que la gente ya no quiera ir al puerto. La mala racha para este destino turístico empezó el 26 de septiembre con el ataque de la policía a los estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, en el municipio de Iguala. Desde entonces, cientos de manifestantes han tomado las calles, cerrado carreteras, saqueado centros comerciales e incendiado edificios públicos. Como la mayoría de las personas que viven del turismo, Juan José, un obrero de 36 años, luce sin ilusión, sentado a la orilla de la playa, toma una cerveza y asegura que este diciembre la navidad no será igual. ”Lo que les pasó a ellos es una desgracia, pero simplemente ellos están afectando a miles de personas, a miles de personas que dependemos del turismo independientemente si seamos turísticos o seamos obreros, como yo, nosotros no tenemos la culpa, nosotros no tenemos porque pagar una cosa que nosotros no hicimos”

Pedro, un mesero que ya no logra la cuota para mantener a su familia, está encabronado y dispuesto a defender con palos su fuente de trabajo. ”…Ya estamos cansados pues, que nos están afectando directamente a nosotros, nosotros no tenemos la culpa por lo que les haya pasado a ellos, si sentimos mucho por todo eso, pero la verdad sí yo estoy bien encabronado con ellos, y la verdad es que si me dicen vamos a partirle su madre a esos cabrones, pues les vamos a partir su madre”

A los acapulqueños les duele la tragedia de Ayotzinapa, pero no están dispuestos a pagar la factura que le corresponde al gobierno. Alfonso, un vendedor ambulante en la playa, está desesperado. ”Esa complicada ahorita la cosa, todo está muy triste, todos los que laboramos aquí, los que vivimos aquí, los que vivimos del turismo, no hay nada, no se ve si es domingo, parece como entre semana, sábado y domingo los que tenemos esperanza para que vendamos algo, pero este, no hay nada de venta, por los mismos bloqueos que hay, no llega la gente, nos cuentan los que llegan, pero les da miedo porque hay veces paran el autobús y hacen unas dos horas, tres horas, están parados y ellos se desesperan y prefieren estar allá en sus casas que venir”

El año pasado en esta temporada, Acapulco alcanzó una ocupación hotelera del 85 por ciento, hoy el sector empresarial advierte que de continuar así, no habrá ni para pagar los sueldos ni el aguinaldo para los trabajadores, mucho menos para contratar al personal que año con año, se contrataba para la temporada decembrina.  

Cargando