¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La cara de la impunidad feminicida en Chihuahua

Un grito de socorro de Juárez, texto que relata la historia de una familia holandesa que pierde a su hija a su paso por México

Por David Galván. México.- En el año 2009, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió sentencia sobre el caso ‘Campo Algodonero’, relacionado con el cementerio clandestino localizado en Ciudad Juárez, Chihuahua, que dio visibilidad a nivel internacional sobre la situación de violencia contra las mujeres en esa entidad. Entre las incontables historias de familias que han perdido a una de sus integrantes en este punto geográfico surge el relato de Arséne Van Nierop, ciudadana holandesa que sufre el asesinato de su hija Hester a su paso por Chihuahua, específicamente en la ciudad fronteriza. En el libro ‘Un grito de socorro desde Juárez’, la autora narra el homicidio ocurrido en 1998 que la obliga, junto con su esposo y los hermanos de la joven, a emprender una serie de acciones en su lucha por encontrar justicia, a la par del apoyo que brindan a las familias de otras víctimas en el combate contra lo que consideran, la ineptitud de las autoridades mexicanas. “En septiembre de 1998 me alcanzó la noticia del desastre del asesinato de mi querida hija Hester en Ciudad Juárez. No se puede como se siente, Te caes en un agujero tan oscuro y profundo. ¿Cómo salir?”. En medio de la tragedia y tras su visita a México, Van Nierop conforma la Fundación Hester, a través de la cual colabora con la organización civil Casa Amiga, que promueve el respeto total a la integridad física, emocional y espiritual de las personas

“La esperanza es luchar por algo porque vale la pena. No solamente porque puede ser exitoso”

Durante la presentación del texto se hizo referencia a otros casos de feminicidio irresueltos en nuestro país, como el de la Mariana Dima Buendía, cuya señora madre, Irinea Buendía, se mantiene en pie de lucha por que se resuelva un crimen que inicialmente las autoridades locales consignaron como un suicidio. “La Muerte de mi hija Mariana Dima Buendía, ocurre en el Estado de México, en el municipio de Chimalhuacán, lugar que siempre se ha distinguido por la muerte de mujeres a manos de sus parejas, y que son policías municipales, ministeriales o comandantes, y que los asesinos son personas que están dentro de la procuraduría, son protegidos por sus compañeros”. La señora Buendía refirió que ante la omisión de la procuraduría mexiquense, el caso ha sido atraído por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Cargando