Mercado Hippie, una tradición del Cervantino

El mercado Hippie abre y cierra sus puertas en las mismas fechas del Festival Cervantino, del 9 al 27 de octubre.

Por: Fernanda QuirozMéxico.- Ubicado en a 5 minutos de la Alhóndiga de Granaditas, el tradicional mercado Hippie ha abierto sus puertas a la par del comienzo del Cervantino

Desde calles antes se puede escuchar el sonido de las quenas peruanas que a través de bocinas enormes invaden el espacio auditivo de la calle Mendizábal. Un letrero adorna la entrada: “HIPPIES” y al entrar huele a incienso, hay hombres de barbas y cabello largos, sombreros, artesanías de lana, de colores, de piedra, de metal. Playeras que hacen alusión a personajes como Bob Marley, o a la psicodelia

El mercado Hippie es una tradición cervantina que no está anotada en ningún tipo de programación oficial, sin embargo lleva ya más de 15 años abriendo sus puertas en cada Cervantino. En realidad el lugar es un estacionamiento pero no hace falta decirle a nadie que los mexicanos siempre se las han ingeniado para convertir cualquier cosa en cualquier otra que consideren necesaria. El mercado Hippie también lleva la psicodelia en sus formas. Por ser un estacionamiento, hay que subir y bajar, y dar pequeñas vueltas por las curvas de su arquitectura

Quienes venden llegan desde la primera semana del FIC para acomodar sus puestos que van desde artesanía tradicional mexicana hasta sección de piercings y joyería de plata. La realidad es que no todos son hippies, hay personas de todo tipo, pero por ser alternativo y por sus comienzos, ha conservado su nombre

De todo México llegan quienes venden. Dominga Pérez de San Cristóbal de las Casas, por ejemplo, es una mujer tzotzil que lleva más de 15 años con su puesto durante el Cervantino: “siempre vienen de diferentes partes. Nos va bien, está muy bonita la mercancía que traemos y los invito a que vengan”, cuenta con una sonrisa mientras le da el cambio de una blusa tejida a mano a un comprador, y es que, aunque el mercado lleva aproximadamente 18 años en el estacionamiento de la calle Mendizábal , antes tuvo lugar detrás del mercado Hidalgo

Beatriz Pérez Núñez empezó hace 18 años, hacía pasadores y plumas y ahora vende incienso y plata, del mercado dice que es “Es un mercado artesanal, como venimos de diferentes ciudades, no en cualquier parte encuentras lo que hay aquí, todo es original. El cervantino es uno de los festivales que más me agradan. El que viene a verlo se va a quedar encantado de esta festividad.”Por otra parte, está José Alfredo, con su cabello canoso y largo cuenta “aquí está la crema y nata de los artesanos, de los hippies trabajadores… habemos muchos escultores en cerámica, en metal, en piedra” y se enoja porque quiere hablar de la programación del Cervantino y le digo que yo quiero saber de él “deberías hacer preguntas más generales”, dice

Charly Martínez está con una sonrisa enorme y una carcajada sincera: “es característica que llegan artesanos de todos lados, como yo. Tengo 13 años viniendo al cervantino. Trato de hacer algo bonito, distinto y mexicano. Nuestra misión es no usar nada chino” y luego me pregunta de mi vida. Conectamos, me habla de Darwin y me regala unos aretes

El mercado Hippie abre y cierra sus puertas en las mismas fechas del Festival Cervantino, del 9 al 27 de octubre

Cargando