Devuelve Colombia a militares ecuatorianos detenidos en su territorio

El ministro de Defensa de Ecuador, Javier Ponce, aseguró que "tras cumplirse con los procedimiento de la cartilla de seguridad, los militares han sido ya devueltos sin ningún inconveniente"

Quito.- Autoridades militares de Ecuador confirmaron que once militares ecuatorianos capturados en Colombia fueron "devueltos" sin ningún inconveniente, aunque hay permanentes tensiones entre ambos países que no tienen relaciones diplomáticas desde marzo del 2008

El ministro de Defensa de Ecuador, Javier Ponce, aseguró que "tras cumplirse con los procedimiento de la cartilla de seguridad, los militares han sido ya devueltos sin ningún inconveniente"

Aclaró que "fue un grupo de voluntarios que se pasaron a comprar pescado al otro lado de la frontera"

Consultado por la AP afirmó que los once efectivos recibieron buen trato por parte de sus colegas colombianos

Los militares ecuatorianos fueron detenidos el sábado en una zona rural del municipio fronterizo de Puerto Leguízamo, a más de 500 kilómetros al sur de Bogotá, informó previamente la cancillería colombiana en un comunicado

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador, Fabián Varela, señaló que "ellos estuvieron sin armamento, no tenían ninguna misión en especial en pasarse al territorio de Colombia. Fue un asunto netamente administrativo que ha sido superado"

Varela comentó que mantuvo un contacto telefónico con su homólogo colombiano, tras lo cual se procedió a dar cumplimiento a la cartilla de seguridad

El alcalde de la localidad colombiana de San Miguel, Ruperto Benavides, indicó en diálogo telefónico que el grupo militar ecuatoriano fue entregado en el puente fronterizo el domingo por la mañana

Agregó que los militares ecuatorianos estaban desarmados cuando fueron capturados y declinó ofrecer otros detalles alegando que la información oficial era manejada sólo por la cancillería

Ecuador y Colombia rompieron relaciones diplomáticas el 3 de marzo del 2008, dos días después de un ataque de militares colombianos a un campamento de las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano, en una zona cercana a la frontera

Desde entonces el gobierno del presidente Rafael Correa ha reclamado a Bogotá que "controle" su lado de la frontera común, de unos 500 kilómetros de extensión, para evitar el paso de rebeldes y narcotraficantes, entre otros grupos armados ilegales

 

Cargando