¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ejecutan a José Ernesto Medellín en Texas; envía México nota de protesta a EU

Sus últimas palabras fueron para pedir perdón a los familiares de las dos jóvenes en cuyo asesinato participó; fue declarado muerto a las 21:57 horas de este martes

Huntsville, Texas, EU.- El estado de Texas ejecutó al reo mexicano José Medellín por la violación y asesinato de dos adolescentes en Houston. El estado llevó a cabo la ejecución después de que la Corte Suprema federal rechazó la solicitud del reo para que se le conmutara la pena, más de tres horas después de la hora programada. Medellín, de 33 años, afirma que se le negó asesoría del consulado mexicano cuando fue arrestado por las violaciones y asesinatos de dos adolescentes de Houston hace 15 años. Medellín, cuyas últimas palabras fueron para pedir perdón a los familiares de las dos jóvenes en cuyo asesinato participó, fue declarado muerto a las 21:57 horas locales. 'Lamento que mis acciones les hayan causado dolor', dijo Medellín a dos de los padres y una de las madres de las jóvenes Elizabeth Peña, muerta en 1993 a los 16 años, y Jennifer Ertman, asesinada a los 14. 'Espero que esto sea la recapitulación que buscan. Nunca odien a alguien por lo que haga. Nunca alberguen odio', pidió. Enseguida, Medellín se dirigió a su amiga Sandra Crisp y le repitió: 'Te amo, te amo'. Tranquilo, el reo mexicano, de 33 años, volteó su rostro haciael guardia de la prisión de máxima seguridad en esta localidad de Texas y le dijo las que serían sus últimas dos palabras: 'Es hora'. Su ejecución ocurrió luego que una dividida Corte Suprema de Justicia negara las últimas apelaciones de Medellín. De acuerdo con fuentes judiciales, los magistrados John Paul Stevens, Ruth Ginsburgh, Stephen Breyer y David Souter disintieron con la mayoría y se pronunciaron por suspender la ejecución. Por su parte, México envió una nota de protesta al Departamento de Estado de Estados Unidos por la violación al derecho, luego de la ejecución del reo mexicano en desacato a la orden de la Corte Internacional de Justicia. A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el gobierno de México reiteró la importancia fundamental del respeto al derecho al acceso a la protección que brindan los consulados de nuestro país a los mexicanos en el exterior. Varias docenas de manifestantes, casi igualmente divididos en número entre quienes se oponen a la pena capital y quienes están a favor, permanecieron afuera --en sitios opuestos-- de la Unidad de Huntsville del Departamento de Justicia Penal de Texas, donde se realizan las ejecuciones. Una lluvia generada por la tormenta tropical Edouard empapó a muchos de ellos la tarde del martes. Medellín fue trasladado el lunes en la noche de una prisión en las afueras de Livingston a la cárcel de Huntsville, donde sería el quinto reo ejecutado en Texas este año. La transferencia tuvo lugar después que la Junta de Perdón y Libertad Condicional de Texas rechazó las peticiones para que le otorgara la clemencia y la suspensión de la condena. "La acción de la junta va contra el beneficio de la nación y pone en riesgo la seguridad de millares de estadounidenses que viajan y viven en el extranjero", dijo Donald Donovan, uno de los abogados de Medellín, en posible alusión a la advertencia de la embajada de Estados Unidos en México sobre posibles protestas allí el martes. "Ahora debemos depender de la Corte Suprema de Estados Unidos para evitar que Texas viole un compromiso adoptado por el presidente y el Senado en nombre del país en general". El Tribunal Internacional de Justicia, conocido también como la Corte Mundial, afirma que Medellín y otros 50 mexicanos sentenciados a la pena capital en Estados Unidos deben recibir nuevas audiencias en cortes estadounidenses para determinar si el tratado de asistencia consular de 1963 fue violado durante sus detenciones. Los abogados de Medellín aseguran que le fue negada la protección de la Convención de Viena, la cual estipula que los extranjeros detenidos tengan acceso a los consulados de su país. El presidente George W. Bush ha pedido a los gobiernos estatales que revisen los casos, pero la Corte Suprema de Justicia dijo este año que ni el mandatario ni la corte internacional pueden detener las acciones legales de Texas. Con información de Notimex

Cargando