¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Regresa Verónica Castro al teatro como "Coqueluche"

La actriz mexicana confesó que fueron tantos los nervios que sintió por regresar al teatro, que hasta depuso el estómago antes de iniciar la función especial

México, mayo 13, 2008.- La actriz mexicana Verónica Castro confesó que fueron tantos los nervios que sintió por regresar al teatro, que hasta depuso el estómago antes de iniciar la función especial ante infinidad de luminarias y en la que 20 años después interpretó de nuevo a "Coqueluche", en "Chiquita... pero picosa". "¿Nervios?, se siente de la chin..., sinceramente hacía mucho rato que yo no sentía esa adrenalina, volví el estómago antes de entrar, pero es una adrenalina que me gusta muchísimo, que la gozo, que te da alegría de vivir y te saca adelante", comentó. Lo anterior no fue para menos, pues a la representación de este lunes asistió una lluvia de personalidades de la actuación, la música, la comedia, productores y directores teatrales y prensa, que le ofrendaron una ovación de pie a ella y al elenco. Entre los presentes figuraron Xavier López "Chabelo", Pedro Torres, Carmen Montejo, Ignacio López Tarso, Erika Buenfil, Sebastián Rulli, Sherlyn, Mónika Sánchez, Patricia Manterola, Ingrid Martz, Oscar Uriel, Sylvia Pasquel y Guillermo del Bosque. Además, Julio Alemán, Rosa Gloria Chagoyán, Héctor Suárez, Germán Ortega, Ernesto Laguardia, César Bono, Eugenio Derbez, Fernando Carrillo, Carmen Salinas, Eugenio Cobo, Leticia Calderón, Laura Zapata, Cecilia Gabriela, Arianna, Niurka Marcos, Helena Rojo, Fela Fábregas, Morris Gilbert, Olivia Bucio y Gabriela Goldsmith, entre otros. Fue una función entre amigos, dijo Castro, pero también frente a muchos maestros que saben mucho: "Una regada arriba del escenario, con una señora como Carmen Montejo o Luis Gimeno, o quizá un señor del espectáculo como Marco Antonio Muñiz o Eugenio Derbez, un comediante de lujo, imagínate, hubiera quedado muy mal, fue un nervio de la responsabilidad, pero con gusto de tenerlos acá". En charla con la prensa, recordó que gracias a su trabajo como la huérfana "Coqueluche", recibió uno de los premios más importantes en su carrera, el Germán Valdés "Tin Tan", que difícilmente otorga la Asociación Nacional de Actores (ANDA) a la Mejor Actriz de Comedia. Reiteró que en el teatro México del Centro Teatral Manolo Fábregas sólo estará en escena durante ocho semanas, y después entregará el personaje a la joven que tenga las aptitudes necesarias para inyectar los matices que hacen del estelar todo un agasajo, a decir del público, una combinación de "Rosa salvaje" y la "India María". "La verdad me siento muy emocionada, me encanta esta obra y la voy a entregar con todo el dolor de mi corazón a la criatura que venga, le voy a echar toda la suerte del mundo y ojalá le funcione como a mí, le va a ayudar mucho en su carrera", expresó la ojiverde. Hasta el momento el productor Rubén Lara no tiene contemplada a la actriz sustituta, pero cabe recordar que en 2001 Aracely Arámbula debutó en teatro con ese papel, al lado de Norma Herrera, Orlando Miguel, Abraham Ramos y Cecilia Romo. Verónica Castro mencionó que hace 20 años cuando dio vida a "Coqueluche" no cobró sueldo, incluso, aseguró que salía debiendo porque al final de la obra, que se divide en dos actos, su personaje toma el teléfono y tras una breve conversación, concluye al expresar: "Dile que vaya y que chin... a su madre". "Antes nos cobraban cinco mil pesos por decir la palabrota del final y ahora me van a pagar por decirla", destacó. La puesta en escena carece de un buen sonido que en ocasiones impide entender los diálogos de los actores; sin embargo, es muy fluida y ligera, tan sólo dura una hora y media y aunque el papel que la actriz interpreta es una jovencita veinteañera, al público parece no importarle que la edad de "La Vero" ya no corresponda. Lo anterior, porque sobresale el estilo lépero e ingenuo de "Florinda", después apodada "Coqueluche", muchacha huérfana que a petición de unas monjas llega a casa de la actriz millonaria "Victoria Valedor" (Macaria) para evitar contagiarse de tosferina. En la mansión, que luce con una escenografía sencilla, "Florinda" con lentes de fondo de botella, trenzas mal hechas, botas sucias y una bata azul que no se ha lavado desde hace tiempo, debe fingir que es la amante de "Max" (Fernando Ciangherotti) para ocultar frente a su hijo el verdadero romance que "Victoria" sostiene con él. Aunque asistió Michel Castro a aplaudirle a su madre, la ausencia de Cristian fue la pregunta recurrente durante la conferencia, a lo que Verónica Castro respondió: "No vino porque tiene que estar con sus chamacos. Tuvo que viajar a ver a sus bebés". Con información de Notimex

Cargando