Para la Presidencia, los hechos del 68 "no están cerrados"

La Presidencia de la República afirmó que la matanza de estudiantes ocurrida el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco no es algo que esté cerrado, toda vez que "es una herida en la historia del país, es una herida en la conciencia nacional".

México D.F., 2 de octubre, 2006.- La Presidencia de la República afirmó que la matanza de estudiantes ocurrida el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco no es algo que esté cerrado, toda vez que "es una herida en la historia del país, es una herida en la conciencia nacional".

"Es un hecho que nunca más debe repetirse en una sociedad democrática. Es un hecho que forma parte de nuestra historia y en este sentido es una herida siempre abierta", subrayó el vocero de la Presidencia, Rubén Aguilar Valenzuela.

Al cumplirse hoy 38 años de los trágicos sucesos en la Plaza de las Tres Culturas, el portavoz afirmó que esos acontecimientos marcaron un parte aguas en la historia del México moderno.

En rueda de prensa, señaló que es el principio del fin del régimen autoritario y del punto de inflexión en la lucha por un México democrático.

Comentó que los 38 años que nos separan de esos hechos violentos han marcado la lucha de muchos mexicanos por tener un país donde se respeten plenamente las libertades, más justo, con instituciones sólidas que garanticen el pleno ejercicio de la democracia.

Rubén Aguilar sostuvo que como producto de estas luchas y del esfuerzo que muchos han hecho a lo largo del camino, en la actualidad nuestro país es distinto, diferente, pues "hoy estamos más cerca del México que todos deseamos".

Mencionó que está más cerca un México que garantice a todos la democracia, la justicia social y el Estado de derecho.

Cargando