Barcelona viaja a Albacete con espíritu renovado

El Barcelona, con sus estrellas despejadas después de descansar en la última jornada de la Liga de Campeones, juega mañana en Albacete con la idea de sumar un nuevo triunfo que le afiance al frente de la clasificación y que añada presión sobre sus perseguidores.

Barcelona, España.- El Barcelona, con sus estrellas despejadas después de descansar en la última jornada de la Liga de Campeones, juega mañana en Albacete con la idea de sumar un nuevo triunfo que le afiance al frente de la clasificación y que añada presión sobre sus perseguidores.

Frank Rijkaard, el técnico azulgrana, dio descanso a jugadores como Ronaldinho, Samuel Eto'o, Deco u Oleguer durante el encuentro jugado el martes en el campo del Shakhtar Donetsk ucraniano por la Liga de Campeones.

Entonces, el Barcelona perdió por 2-0 y evidenció que su nivel baja mucho cuando pierde a sus figuras, especialmente a creadores y delanteros. Ahora las recupera para el encuentro que abrirá la decimoquinta jornada del campeonato español, donde el líder pretende sumar su cuarto triunfo consecutivo.

Como no podía ser de otra forma, el Barcelona vive pendiente de la evolución de sus lesionados, que siguen siendo muchos. El lateral brasileño Iuliano Belletti sufrió un esguince de tobillo en Ucrania y el francés Ludovic Giully arrastra problemas musculares. El Barcelona necesita a ambos, dada su precaria situación, con 13 jugadores disponibles del primer equipo.

Belletti tiene un recambio fiable en el canterano Dami, quien siempre ha respondido a las exigencias cuando suplió al brasileño. Más difícil se antoja tapar la ausencia de Giully, dada la carencia de delanteros que tiene la plantilla azulgrana tras la grave lesión del sueco Henrik Larsson. Quizá Andrés Iniesta disfrute de una nueva oportunidad ante el equipo de su tierra.

El Albacete vive en el filo de la navaja durante toda la temporada, consciente de que se tendrá que ganar la permanencia en cada partido. El equipo manchego viaja en la decimoséptima posición, con un solo punto de ventaja sobre el Mallorca, que marca la primera plaza del descenso.

Aún así, el equipo está haciendo un fútbol más que decente, si bien los resultados no acompañan. José González, su técnico, resume así la trayectoria: "Me gustaría que un día jugáramos mal y ganásemos. No estamos teniendo suerte cuando jugamos bien".

El Barcelona marcha con nueve puntos de ventaja sobre el Real Madrid y el Espanyol, sus perseguidores, y su idea es sumar tres triunfos en las jornadas de quedan para celebrar con optimismo la Navidad, donde el campeonato se para durante dos semanas.

El otro partido de la jornada adelantado a mañana será el que juegue el Atlético de Madrid, aún sin sumar un triunfo fuera de casa, en el campo del Athletic de Bilbao, que atraviesa una crisis importante.

El conjunto madrileño se deja en las visitas todo lo que conquista en su campo. Su rendimiento como visitante es paupérrimo, la causa de que no esté más arriba en la clasificación, y en el vestuario se está comenzando a cultivar una psicosis importante cada vez que el equipo tiene que viajar fuera.

La mejor noticia que recibió su técnico, César Ferrando, es que en Bilbao podrá contar con el concurso de Carlos Aguilera, Peter Luccin y Ariel Ibagaza, pues todos ellos superaron diversos problemas físicos que arrastraban durante toda la semana.

El momento de sumar parece idóneo para los rojiblancos, ya que enfrente tendrá a un Athletic de Bilbao en una situación casi angustiosa, a solo dos puntos de los puestos de descenso.

Ernesto Valverde, su técnico, reconoció que "esta no es la mejor manera de afrontar un partido así, pero la ventaja es que una victoria puede darle al equipo la confianza que necesita para comenzar una racha de triunfos necesaria".

Programa de partidos, decimoquinta jornada:

Sábado: Albacete – Barcelona, Athletic Bilbao - Atlético Madrid.

Domingo: Deportivo La Coruña – Sevilla, Málaga – Levante, Getafe – Villarreal, Real Madrid - Real Sociedad, Betis - Racing Santander, Osasuna – Zaragoza, Espanyol – Mallorca, Valencia – Numancia.

Cargando