Hugo Sánchez espera final intensa

Pumas de la Universidad de México visita mañana al Monterrey en el juego de vuelta de la final del Torneo Apertura 2004 del fútbol mexicano con una ventaja de 2-1, un resultado que el técnico universitario Hugo Sánchez asegura que es "suficiente" para manejar el partido y ganar el bicampeonato.

Monterrey, Nuevo León.- Pumas de la Universidad de México visita mañana al Monterrey en el juego de vuelta de la final del Torneo Apertura 2004 del fútbol mexicano con una ventaja de 2-1, un resultado que el técnico universitario Hugo Sánchez asegura que es "suficiente" para manejar el partido y ganar el bicampeonato.

El equipo de la Universidad Nacional de México, la máxima casa de estudios del país, enfrentará al cuadro "rayado" del argentino Guillermo Franco en el Estadio Tecnológico de Monterrey, en el norte de México, a las 19:00 hora local (01:00 GMT).

"Es una ventaja suficiente como para manejar el partido. Monterrey es un gran rival y espero que el juego de vuelta sea tan intenso como el que vimos en Ciudad Universitaria", declaró.

Confía en la experiencia de sus jugadores a pesar de ser uno de los equipos más jóvenes del balompié mexicano. "Mis jugadores están acostumbrados a jugar este tipo de duelos tan intensos y llenos de tensión".

Y agregó: "Mi equipo me da la confianza y la tranquilidad de saber que vamos a ser campeones. No es fácil mantener el mismo nivel competitivo y eso es bueno para la formación de todos, al acostumbrarnos al triunfo, pues la presión la toma como algo normal".

El conjunto oro-azul llega a su segunda final consecutiva y si gana el título se convertirá en el primer club mexicano en lograr el bicampeonato desde que se instauró la modalidad de los torneos cortos en 1996.

"Hay que tomar en cuenta que es mínima la diferencia, todos sabemos que va a ser un partido difícil y vamos a tener que estar bien concentrados para darle la vuelta al marcador", dijo, por su parte, el campeón de goleo del torneo regular Franco.

Por su parte, el técnico del Monterrey, Miguel Herrera, dijo que el marcador es remontable, sobre todo, que en casa nunca dejaron de anotar.

Monterrey marcó un promedio de tres goles por partido en su cancha en el torneo regular, por sólo seis recibidos en los ocho cotejos que jugó como local.

"En estos momentos no podemos decaer ni pensar que estamos ante una misión imposible", manifestó Herrera.

"Queda claro que el partido de regreso es de vida o muerte, deportivamente hablando. No hay mañana y la determinación será total. Me siento orgulloso del equipo que dirijo y esperamos darle a toda esta gran afición rayada la felicidad de salir campeones", comentó Herrera en su columna "Las pulgas del Piojo", que publica el diario deportivo La Afición.

Cargando