CON MARTHA DEBAYLE

8 horribles hábitos que drenan tu energía

Para todos aquellos que en estos días se sienten con la pila más baja que nunca les vamos a decir cuáles son los 8 habitos que drenan su energía

Desde no saber decir “no”, hasta ayudar a gente que no quiere ayuda, Rebeca Muñoz, la experta en inteligencia emocional, escritora y pionera como mind coach, conversó para Martha Debayle en W sobre los hábitos que drenan tu energía.

En estos días turbulentos de tantas emociones podemos estar muy preocupados por todo lo que está pasando a nuestro alrededor SIN DARNOS cuenta de que una buena parte de ese malestar emocional nos lo podemos estar provocando nosotros mismos, con 8 hábitos (por solo nombrar algunos) con los que nos estamos dando cucharadas adicionales de estrés y malestar emocional.

Si hacemos conciencia en cada uno de ellos, podremos ir disminuyendo ese malestar.

El 85% de las reacciones con las que actuamos en el día a día, son de una forma mecánica, es decir, sin darnos cuenta ‘realmente’ de lo que estamos haciendo.

Cualquiera de estos hábitos se pueden presentar en cualquiera de nuestros diferentes roles de vida, en uno predominantemente, varios o todos. Recordemos que son 6: Familia, Pareja, Trabajo, Social, Personal y Digital.

Cuando te das cuenta realmente de lo que estás haciendo, entonces podrás actuar de una manera responsable y asumir la responsabilidad de las consecuencias que estás provocando.

Los 8 hábitos tóxicos son:

1. Ser Control Freak

Definición: Tenemos la fantasía de que podemos y sobre todo DEBEMOS controlar todo y a todos los que están a nuestro alrededor. Qué comen, cómo deberían de reaccionar. es como si nos quisiéramos meter en el cuerpo y mente de la otra persona y que reaccionara tal y como nosotros lo hubiéramos hecho.

Cómo se puede verbalizar: “lo que tienes que hacer es esto, cómo es posible que no hagas aquello, le hubieras contestado lo otro, ve y dile que ….”

Consecuencias: Sobre saturar a los demás de tu presencia, dejar que los demás no actúen y que tu seas el que haga todo, eximir de responsabilidad a la otra persona de las consecuencias de lo que se hizo, etc.

2. Ser don o doña perfección.

Definición: Es tener una obsesión de que todo salga perfecto, porque si no es así nos incomoda por diferentes circunstancias: Si fallamos podemos arriesgarnos a ser rechazado o tachado de ‘perdedor’, cumplir con los estereotipos marcados en nuestra sociedad (comenzando por nuestro entorno más cercano), ser intolerantes al error, sin darnos cuenta de que cuando sobre utilizamos esta conducta, estamos incurriendo en un grave error, que es pensar que todo y todos deben ser perfectos, cuando nosotros mismos no lo somos.

Cómo se puede verbalizar: “¿..y con esto te conformaste?, ¿para ti esto está bien?, ¿es lo mejor que puedes hacer?, no…así no se hace, eso está fatal…”

Consecuencias: Desacreditación de los demás, los haces sentir menos, provocar miedo en los demás, provocar errores en los demás, bajar autoestima, entre otras.

3. Ser el Rescatador o rescatadoraDefinición: Sobre utilizar la vocación de servicio y ayuda a tal grado en el que ya tú mismo pases a un segundo plano. Se pierden las escalas de priorización, incluso querer ayudar a todos, inclusive a aquellos que ni se conocen bien. Pudiera ser por un fin oculto de ser percibido ante los demás de que soy “tan bueno” y con eso me gano la aceptación y valor que por mí mismo no logro obtener (desde tu perspectiva).

Cómo se puede verbalizar: “ ay no! Qué horror, pobre de ti, déjame te ayudo, sabes que siempre estoy disponible a cualquier hora, lo que necesites siempre aquí estaré, que bárbaros qué injusticia, déjame ayudar,…”

Consecuencias: Acabar siendo el ‘burrito de carga’ de tu entorno, desenfocarte a tus propios objetivos de vida por estar ocupado haciendo los objetivos de alguien más, sentir frustración constante por tantas injusticias a tu alrededor, etc.

4. Querer ayudar a todos (inclusive aunque el otro no quiera)

Definición: Asumirse el héroe de la película que tiene la obligación de salvar al mundo entero, entendiendo a los demás desde su perspectiva de las cosas y entonces TIENEN QUE ser rescatados.

Cómo se puede verbalizar: “a esa persona la están engañando, tenemos que decirle la verdad, hay que abrirle los ojos a tal persona, etc.

Consecuencias: Que los demás se sientan invadidos por tu presencia o reacción, que por hacer algo “bueno” (Desde tu perspectiva) acabes haciendo daño a alguien más, poder ser percibido como alguien imprudente.

5. Ser don o doña juicios

Definición: Sentirse con la calidad y superioridad para evaluar desde tus códigos morales, de calidad, de vida a todo y a todos, y con base en ello hacer juicios al respecto y hacer veredictos. No hay medias tintas, o está bien o está mal, punto. Se puede enjuiciar incluso a personas o situaciones que ni se conocen o no se tienen el panorama completo.

Cómo se puede verbalizar: “…pues muy mal de ‘perenganito’ que haya hecho eso, le va a ir fatal, es una tonta si hace eso, pero quién lo puso en ese puesto, es una muy mala decisión…”

Consecuencias: Que la gente se sienta evaluada por ti de manera constante y se canse de tu presencia y evaluación constante. Ser percibido como inflexible y corto de posibilidades.

6. Engancharte con personas tóxicas

Definición: Es sentir cierta atracción a relaciones que sabes que son tóxicas por que la persona que está involucrada es alguien que SABES que te detona emociones negativas, pero te permites o buscas esa relación porque logras cómo justificarlas, como por ejemplo: alguien de tu familia, alguien de tu trabajo, etc. Aquí lo importante es que hay una identificación PREVIA en la que tú sabes que esa persona es de ‘X’ manera que sabes que te provoca emociones negativas frecuentes o constantes, y aun así decides ENGANCHARTE, en lugar de administrar ese tipo de personalidad. (Si ya sabes cómo es….)

Cómo se puede verbalizar: “me choca hablar con X siempre me hace enojar, es terrible tener que trabajar con Y, es un flojo que no hace nada y yo acabo haciendo todo…”

Consecuencias: Malestar emocional provocado por un estímulo que tú ya conoces y aun así no logras administrar, empeorar una relación que de por sí ya puede estar desgastada y a parte poder trascender ese malestar a un ratio más grande de personas o de circunstancias. Dependencia a ese malestar.

7. Trabajar en algo que no te gusta “porque no hay de otra”

Definición: Vivir por decisión en un lugar donde por alguna razón (o muchas) no disfrutas estar. Puede ser causa de tener un paradigma de que no se puede alcanzar algo mejor, o que está muy complicado, etc, pero la realidad es que NO se quiere salir de la zona de confort.

Cómo se puede verbalizar: “este trabajo es un fastidio, ellos hacen como que me pagan y entonces yo hago como que trabajo, que lo corrijan ellos, para qué propongo cosas si no me van a hacer caso, yo no soy de los consentidos y entonces me cargan la mano…etc”.

Consecuencias: Desmotivación, crear radio pasillos, rendir a medias, bajo desempeño, no ser considerado para una promoción u oportunidad mejor, etc.

8. No sabes decir que “no”

Definición: No tener el suficiente valor o conocimiento para poner límites, debido a esto, a todos les puedes decir que si, pero sin medir las consecuencias. Es un poco ‘dejarse abusar por los demás’, por no poner límites o por temor a rechazo o castigo.

Cómo se puede verbalizar: “le dije que lo iba a hacer y la verdad no tengo tiempo o no sé cómo, ¿cómo le iba a decir que no a mi jefe / esposo / mamá….?, ya sabes cómo es eso, nada más te dicen que lo hagas y pues ni cómo decirles que no….”

Consecuencias: Sentirse abrumado por tantas cosas / actividades / responsabilidades que se deben de cumplir y no contar con el tiempo o recursos necesarios. Sentirse abusado por alguien. Mala administración del tiempo y poca capacidad de priorizar actividades, por lo tanto bajos resultados. Volverse el cuello de botella del proceso.

Si los analizamos todos desde una generalización es reflejo de una mala auto administración ante diferentes escenarios.

Si alguno de estos hábitos se hace con decisión y conocimiento de causa, entonces ya no se vuelve una situación tóxica, sino son consecuencias y riesgos que cada persona DECIDE tener y ASUME la responsabilidad de las consecuencias, sean las que sean.

Como en todo proceso de auto conocimiento y auto gestión, se necesita generar un automonitoreo, identificar qué cosas vale la pena cambiar y hacer un plan para hacerlo y qué cosas, probablemente se deciden continuar.

Cargando