CON MARTHA DEBAYLE

Crear o morir después del COVID19

Entrevistamos al periodista Andrés Oppenheimer, quien nos dará un panorama sobre cómo cambiará el mundo después del nuevo coronavirus

El periodista Andrés Oppenheimer en conversación con Martha Debayle en W analizó el panorama futuro después de la pandemia de COVID-19.

Según el informe “Flexibility at Work” de Randstad, la tecnología cambiará el 30% de los empleos después del confinamiento.

De acuerdo a este mismo estudio, 1 de cada 7 trabajos actuales directamente desaparecerá.

De acuerdo con la COPARMEX, (Confederación Patronal de la República Mexicana) en México se perderán cerca de 1.5 millones de empleos a causa de la pandemia.

El Instituto Superior de Desarrollo de Internet (ISDI) predice que 75% de los empleos que existirán en el 2030 requerirán habilidades tecnológicas.

Existe un aumento de la automatización de procesos que alcanzaría hasta 45% de las actividades de trabajo, según datos de McKinsey & Company

El trabajo remoto se convertirá en una alternativa mucho más reconocida que el empleo dentro de oficinas

¿Cómo va a cambiar el mundo después del COVID19?

En su libro “SÁLVESE QUIEN PUEDA” Andrés cita un estudio en la universidad de Oxford que pronosticó que el 47% de los empleos corren riesgo de ser reemplazados por robots y computadoras, durante los próximos 15 ó 20 años.

Bueno, Andrés dice que con todo lo vivido con la pandemia del COVID, eso se queda corto, o sea, pasara muchísimo antes del 2030.

Los países deben invertir más en educación para evitar que las personas con menos preparación y recursos queden rezagadas en el mundo posterior a la pandemia de coronavirus.

Los robots inteligentes van a eliminar más de cinco millones de empleos en los próximos cinco años.

El estudio “Reporte del futuro de los empleos” advierte que la robótica avanzada, la inteligencia artificial, los autos que se manejan solos, las impresoras 3-D, la genética, la biotecnología y otras nuevas tecnologías tendrán un impacto mayor al esperado sobre el empleo en un futuro próximo.

Y las nuevas tecnologías van a afectar a los trabajadores de los países industrializados y en desarrollo por igual, a menos que los países modernicen sus sistemas educativos.

El 65% de los niños que entran en la primaria hoy van a terminar trabajando en empleos que no existen, según el estudio

LOS TRABAJOS MÁS AMENAZADOS

Los cajeros de supermercados

Los empleados administrativos

Los trabajadores manufactureros

Los taxistas.

Empleos de vendores

Auditores de cuentas

Bibliotecarios

Agentes aduaneros

Empleados bancarios

Árbitros deportivos

Operadores telefónicas

Vendedoras en tienda

Agentes de bienes raíces

Recepcionistas

Camareros

Cocineros

 LOS TRABAJOS DEL FUTURO

Los relacionados con la instalación, reparación y mantenimiento de robots e impresoras 3-D

Analistas de datos para prácticamente todas las industrias.

Arquitectos

Ingenieros

Informáticos

Matemáticos.

Los asistentes de salud

Los policías digitales

Los asesores de ventas

Los cuidadores y programadores

No todo está perdido…

El caso más reciente de creación de empleos por disrupción tecnológica es Amazon. En 2016 aumentó 50% el número de robots de transporte y carga en sus depósitos para agilizar sus operaciones; y también contrató a 50% más gente en el mismo periodo.

Amazon explicó que gracias a los robots son mucho más eficientes para descargar paquetes pesados de los camiones y colocarlos en los estantes de depósitos.

LOS 5 SECRETOS DE LA INNOVACIÓN

Secreto 1: “Crear una cultura de la innovación”

La mayoría de las grandes innovaciones surgen de una cultura que genere entusiasmo colectivo por la creatividad, la capacidad empresarial y la concepción del fracaso como antesala del éxito y no como un estigma que puede suponer incluso la ruina económica del emprendedor.

El papel de los medios de comunicación es clave. Igual que se glorifica a las grandes figuras del deporte, del arte o de la cultura habría que hacerlo con los grandes científicos, empresarios e innovadores destacados para suscitar la general admiración.

Secreto 2:”Fomentar la educación para innovar”

Si la gente no estudia las carreras que exige el mercado, la sociedad tiene un problema. En Finlandia e Irlanda hay el triple número de ingenieros que en Chile y el quíntuple que en Argentina. Hay que estimular los estudios de ciencias desde las etapas más tempranas.

La innovación se puede enseñar en las escuelas.

Secreto 3: “Derogar las leyes que matan la innovación”

Disminución de los trámites para abrir y cerrar empresas, proteger la propiedad intelectual, luchar contra la economía sumergida y sobre todo, modificar las leyes de quiebra para suavizar, en lo posible, las consecuencias de los fracasos empresariales.

Secreto 4: “Estimular la inversión en innovación”

2.4% de la inversión mundial en investigación y desarrollo (ID) es hecha por América Latina y el Caribe, y esto se concentra casi en su totalidad en tres países (México, Brasil y Argentina).

En total, la región realiza mil 200 solicitudes de patentes por año ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

37.5% de la inversión mundial en ID corresponde a Estados Unidos y Canadá. El primero de los países registra 57 mil solicitudes de patentes al año ante la OMPI.

Mayor inversión en ID se debe traducir en más inventos patentados, más productos nuevos en el mercado y mayor probabilidad de mejorar la situación económica.

El problema de la región es, según Oppenheimer, que la mayor parte del dinero lo pone el gobierno mediante universidades públicas y no empresas privadas.

Secreto 5: Globalizar la innovación

La innovación es un proceso colaborativo, abierto a todos los que trabajen en proyectos parecidos donde quiera que se encuentren, para lo cual es necesario globalizar la educación y la investigación.

Hay que revertir la llamada “fuga de cerebros” en una “circulación de talentos”, promoviendo los estudios de postgrado en universidades extranjeras y abriendo las puertas al conocimiento externo.

Cargando