CON MARTHA DEBAYLE

La felicidad en tiempos de incertidumbre

Para todos aquellos que sienten que en este momento no tienen motivos para estar felices

Dr. Enrique Tamés, decano de la Escuela de Humanidades y Educación Región norte, del Tecnológico de Monterrey. 

Origen:

El origen del Día Internacional de la Felicidad es una bonita historia. Fue el Reino de Bután, un pequeño país del sur de Asia, el que propuso este día a la ONU. Resulta que el rey de Bután hace más de 40 años, y cuando solo tenía 16 decidió que la filosofía de su gobierno se basara en la felicidad de sus súbditos. Y para ello inventó el concepto de Felicidad Nacional Bruta (FNB), en vez del Producto Interno Bruto.

Pues bien, la FNB es hoy un indicador de nivel de vida que se utiliza internacionalmente como complemento al Producto Interno Bruto. Se calcula midiendo nueve puntos:

El bienestar psicológico

El uso del tiempo

La vitalidad de la comunidad

La cultura

La salud

La educación

La diversidad medioambiental

El nivel de vida

El Gobierno.

Los países más felices del mundo

1. Finlandia – (por tercer año consecutivo)

2. Dinamarca

3. Suiza

4. Islandia

5. Noruega

6. Países Bajos

7. Suecia

8. Nueva Zelanda

9. Austria

10. Luxenburgo

11. Canadá

18. Estados Unidos

15. Costa Rica

24. México

26. Uruguay

¿Cómo ser felices ante la incertidumnbre?

Recordemos el título de la película dirigida por Kathryn Bigelow (ganadora del Óscar por The Hurt Locker), Strange Days (1995); y sí, vivimos días extraños. Y aún con la extrañeza, hay muchas razones para fortalecer nuestro bienestar y felicidad, pero para ello, debemos transitar por varias etapas.

Es fácil ver sólo lo negativo, pero en estos tiempos complicados, seguramente han visto como siempre hay un lado brillante: muestras de solidaridad humana al por mayor. Y ahora resulta que Venecia al cabo de sólo unas semanas se ha limpiado.

El primer y fundamental presupuesto (disclaimer, para utilizar un término de moda): ¿Sientes angustia por la situación actual? ¿Te sientes vulnerable? ¿tus niveles de estrés han aumentado? ¿crees que algo malo pueda pasarte a ti y a tu gente en el corto plazo? ¿ha aumentado tu irritabilidad? ¿tu paranoia? ¿no duermes bien? ¿estás de malas, más de lo común?

¿QUÉ CREES? ¡Felicidades! Esto significa que estás vivo, que eres una persona normal, que estás reaccionando a tu entorno y que no tienen nada, absolutamente nada de malo que estés sintiendo lo que estás sintiendo. Los seres humanos, la gran mayoría, nos cuestan trabajo los cambios, y los grandes y repentinos cambios nos generan muchos sentimientos negativos. En un entorno adverso como el que estamos viviendo, está bien que nuestros niveles de estrés y de angustia crezcan. Es normal.

Estamos obligados en casi todo el mundo a modificar nuestras rutinas y vivir cierto nivel de encierro. Los psicólogos hace años identificaron un síndrome llamado Cabin Fever (nombre también de una película), relacionado con la claustrofobia (fobia a los lugares encerrados), la agorafobia (a los espacios abiertos rodeado de mucha gente) que consistir en generar hartazgo y nerviosismo por estar encerrado, y dando por resultado la creación de conflicto con aquellas personas que nos rodean.

El programa de Healthy Minds de Richard Davidson, neurocientífico, investigador de la Universidad de Wisconsin en Madison, afirma que hay 4 grandes áreas en donde debemos de ejercitar nuestra mente, para hacerla más fuerte, más resistente, más resiliente. Tener la mente fuerte y sana en estos tiempos es tan importante como tener el cuerpo fuerte. Al final de cuentas, mente y cuerpo están interconectados.

Awareness. Hay muchos estudios que nos muestran de manera contundente que la mente que está enfocada en el “aquí y en el ahora” es una mente fuerte. La mente que regresa al pasado se vuelve melancólica; la que brinca al futuro se angustia. La realidad más poderosa es la del presente, y enfocarnos a ello nos genera más bien-estar.

Connection. Somos seres hiper sociales, así hemos evolucionado, así nos hemos hecho una especie muy poderosa, pero es muy importante hacer las conexiones con los vínculos emotivos correctos: podemos relacionarnos con conectores negativos que suelen ser a corto plazo: el enojo o la venganza, o usar conectores positivos: el aprecio, la compasión, la amabilidad (kindness).

Insight. Los seres humanos tenemos la maravillosa capacidad de mirarnos hacia adentro y entender por qué reaccionamos como reaccionamos, porqué sentimos como sentimos. Dada la situación actual, hay una enorme oportunidad de practicar el autocuestionamiento, entendernos mejor, y actuar con mayor cautela y claridad. Con mayor sabiduría.

Purpose. Los tiempos de recogimiento son ideales para plantear y replantearnos nuestro propósito en la vida, que a diferencia de las metas, que son a más corto plazo, tenemos tiempo de silencio para recordar, recordarnos, y sin prisa, que es lo importante, que no lo es.

Son tiempos difíciles, que nos invitan a pensar y actuar de manera más solidaria y empática. Recordemos las grandes enseñanzas de La Peste de Albert Camus, premio Nobel de Literatura. No importa cuanta desgracia se presenta frente a nosotros, son tiempos de entender que en tiempos difíciles, las cosas más importantes no se alejan, al contrario, se acercan.

“Nada en el mundo merece que uno se aparte de lo ama”

Albert Camus

Cargando