CON MARTHA DEBAYLE

¿Qué hace el coronavirus con nuestro cuerpo?

Les vamos a decir cómo afecta el coronavirus a nuestro cuerpo, cómo daña los pulmones, qué consecuencias podría dejar a largo plazo y cómo protegernos

Dr José Manuel Mier, Médico cirujano de Tórax especialista en cáncer de pulmón. Director del Instituto de Cirugía Torácica Mínimamente Invasiva y Coordinador de la clínica de cáncer de pulmón y tumores de tórax en el hospitales Ángeles Lomas. Es el primer médico en el país que realizó la extracción completa de un pulmón por mínima invasión y primero en operar con Robot el cáncer de pulmón. Formó parte del selecto grupo de médicos que operó al Rey Juan Carlos de España de un tumor benigno en el pulmón derecho, en Barcelona. Estudios de maestría y doctorado en Harvard, Alcalá de Henares, Bergamo Italia y Universidad de Sur de Paris. Autor de más de 60 publicaciones referentes de la especialidad. // TW: @Doctor_Mier // doctormier.com

¿Qué le hace exactamente el coronavirus a nuestro cuerpo? ¿Cómo lo infecta? ¿Y cómo queda nuestro organismo después de superar la enfermedad?

El coronavirus es principalmente un virus respiratorio

Empieza infectando la garganta.

Cuando el virus entra en nuestro cuerpo, ya sea por los ojos, la boca o la nariz, se sujeta a las células de la mucosa del fondo de la nariz y la garganta.

Para replicarse, el coronavirus necesita secuestrar una célula.

Gracias a sus proteínas en forma de lanza, el coronavirus puede penetrar la membrana de estas células.

Una vez dentro de la célula, al igual que los demás virus, comienza a darle la orden de producir más virus

Esta es la forma que tiene el virus de replicarse, ya que al ser un agente infeccioso microscópico solo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos.

Una vez que las copias están listas, salen de la célula donde se originaron, la destruyen, y comienzan a infectar a otras células.

Cada virus, puede crear entre 10,000 y 100,000 réplicas.

Cuando esto ocurre, el cuerpo se da cuenta de que el virus está allí y produce una respuesta inflamatoria para tratar de combatirlo.

Por eso es que empezamos a sentir un poco de dolor de garganta y es posible que sintamos la nariz tapada.

Recorrido

El virus va hacia los conductos bronquiales (las vías respiratorias que llegan hasta los pulmones) y allí produce una inflamación en las mucosas de estos conductos.

Esto provoca irritación y por ello empezamos a toser

Mientras esto ocurre, aumenta la respuesta inflamatoria porque el cuerpo está peleando contra el virus, y, como consecuencia, aparece la fiebre.

En este punto es cuando empezamos a sentirnos mal y perdemos el apetito.

Si una porción suficiente de tejido pulmonar está afectada, al paciente le resultará más difícil respirar, porque no puede exhalar el aire malo e inhalar el bueno.

Cuando el cuerpo no puede recibir oxígeno suficiente, el paciente debe ser hospitalizado y posiblemente necesitará que lo conecten a un respirador.

Guerra

El problema no es solo la infección, sino la forma en que responde nuestro organismo para luchar contra ella

Para evitar que la infección secuestre a nuestras células, nuestro cuerpo produce sustancias químicas que son bastante agresivas

En el caso de la neumonía, crea congestión en los pequeños sacos de aire en la base de nuestros pulmones (alvéolos).

Estas pequeñas estructuras son las que normalmente se llenan de aire, y a través de sus paredes se produce el intercambio gaseoso por el cual el oxígeno llega a la sangre, y de allí al resto del cuerpo.

Pero si estos sacos están llenos de infección, combinada con la respuesta de nuestro cuerpo a esa infección, tienen menos capacidad para el aire

Y si el cuerpo no recibe suficiente oxígeno esto da lugar a una falla respiratoria, y el corazón, al no recibir suficiente oxígeno a través de la corriente sanguínea, no puede funcionar

De la nariz al recto

Según le explicó al New York Times Amy Compton-Phillips, directora clínica del Sistema de Salud de Providence, en Estados Unidos, la infección puede propagarse desde la nariz hasta el recto.

Un estudio publicado en marzo en la prestigiosa revista The Lancet no es concluyente, pero también sugiere que el covid-19 no solo es capaz de provocar neumonía, también podría provocar daños en otros órganos como el corazón, el hígado y los riñones, así como en sistemas corporales como el de la sangre o el sistema inmunitario.

Esto puede explicar en parte porque algunos pacientes infectados han sufrido diarrea y dolores abdominales, problemas que no están directamente vinculados a una infección respiratoria.

¿Daños a largo plazo?

En cuanto al daño a largo plazo, tanto en los pulmones como en otros órganos, la vasta mayoría se recupera completamente.

Aunque también hay algunos reportes de pacientes que, como consecuencia de la inflamación, pueden tener algunas cicatrices en los pulmones y una función pulmonar más reducida.

Llevará tiempo determinar esto con más precisión y, en este momento, la atención está dirigida a los casos agudos de la enfermedad.

¿Cómo se ven los pulmones afectados?

Las exploraciones de coronavirus tienden a tener manchas blancas que los radiólogos llaman opacidad de vidrio esmerilado. Se parece a un cristal débil que se ha molido, dijo a Business Insider Paras Lakhani, radiólogo de la Universidad Thomas Jefferson. Lo que representa es líquido en los espacios pulmonares

Los investigadores analizaron los escaneos de pacientes en el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan , la mayoría de los cuales eran hombres mayores con problemas de salud preexistentes. Las imágenes de arriba son escaneos de un paciente de 52 años

Cargando