CON MARTHA DEBAYLE

Propósitos de Año Nuevo: hacer tu “bucket list”, ¿te hace más feliz?

Sólo 2 de cada 10 mexicanos cumplen sus propósitos de año nuevo

Sólo 2 de cada 10 mexicanos cumplen sus propósitos de año nuevo. Para los demás, estás “promesas” sólo duran los primeros 12 días del año.

De acuerdo con los resultados de la encuesta aplicada en México por Gabinete de Comunicación Estratégica (CGE), los principales propósitos de año nuevo para los mexicanos son:

Cambiar de trabajo

Viajar

Bajar de peso

Sin embargo bajar de peso, mantenerse en forma, ser saludable, es el propósito menos cumplidos por los mexicanos, a pesar de los altos índices de obesidad.

En México un especialista del Departamento de Clínicas de Salud Mental de la Universidad de Guadalajara (UdeG) afirmó que el 90 a 95% de las personas no logran sus propósitos de año nuevo porque se fijan metas inalcanzables o por falta de planeación.

Las personas que hacen una lista de propuestas concretas aumentan hasta 10 veces la probabilidad de cumplir sus metas.

Los indicadores de bienestar reportados por el INEGI en el 2016 colocan a los mexicanos con una calificación de 4 de 10, al ser cuestionados sobre el nivel de satisfacción de vida.

Al final de un año y al principio de uno nuevo, solemos hacer listas de pendientes, deseos, como ser mejor como personas, que metas cumplir, todo en aras de tener mejores experiencias en el siguiente ciclo.

Pero la pregunta a contestar es si hacer estos compromisos o lograr estas metas no sólo nos harán ser mejores personas, sino ver si nos harán vivir más felices.

Asumimos que la respuesta es afirmativa: bajar unos kilos, hacer un viaje, ver más a nuestros seres queridos, proponerse ser menos enojón, encontrar una pareja, ser más productivos, arreglar tu casa, comprar un nuevo auto, nos hará sentirnos mejor con nosotros mismos y por tanto ser más felices.

Mucha gente, y hay muchos millenials en este conjunto, buscan las experiencias únicas que nos diferenciarán de los demás, nos harán sentirnos únicos.

Comencemos por las malas noticias: hacer una “bucket list”, y encaminar nuestras acciones a lograr esas experiencias maravillosas, no siempre nos harán ser más felices, de hecho, rara vez lo harán.

Estamos terriblemente influidos por esa película de Jack Nicholson y Morgan Freeman, donde el bucket list está al alcance solo de millonarios o de desahuciados.

Daniel Gilbert, Gus Cooney y Timothy Wilson, condujeron una investigación publicada con el título de The Unforeseen Costs of Extraordinary Experiences. Con esta investigación demostraron que tener experiencias extraordinarias nos produce placer a corto plazo pero mina nuestra felicidad a largo plazo.

Las personas, cuando obtienen estos logros, se van segregando y sintiendo cada vez más solos y aislados.

Otros estudios nos muestran claramente que lo mismo ocurre con la obtención de bienes materiales: gozo en primera instancia y luego cruda.

Esta es una guía para hacer una lista de pendientes que incrementen nuestro bienestar y nuestra felicidad (7 ingredientes):

Positividad: tener una actitud más positiva en la vida, o para negar los problemas, sino para resolver los que se nos presenten.

Involucramiento: llame nuestra atención, nos absorba, nos haga entrar en “flow”.

Relaciones positivas: haga crecer nuestras relaciones personales y sociales.Las experiencias, cuando se comparten, son mejores.

Propósito en la vida: sentirnos que formamos parte de algo más grande, que nos trasciende.

Logro: que nos haga sentir bien por el resultado de nuestro esfuerzo, ni logros imposibles, ni logros pequeños.

Bienestar físico: respetar nuestro cuerpo, lo que comemos, que lo dejemos descansar.

Atención plena: ayudarnos a estar en el aquí y en el ahora.

Acciones con las que te puedas comprometer:

Sé más amoroso con tus seres queridos.

Pasa más tiempo en contacto con la naturaleza.

Aprende algo nuevo todos los días.

Conversa más. Escucha más.

Realiza rutinas de ejercicios y de descansos.

Viaje (sal de tu zona de confort).

Aprende a meditar.

Cocina y comparte de manera rutinaria.

Da tiempo gratuito a alguna causa.

Y para todo esto, no necesitas ni ser millonario ni ser desahuciado.

Por último, sigamos el consejo de Mary Elizabeth Williams, sobreviviente de cancer, que tiene un blog llamado “you don’t need a bucket list to be happy. Just eat more waffles.”

En 2010, Mary Elizabeth Williams, periodista, madre de dos hijos, fue diagnosticada con melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel. Aunque los médicos fueron capaces de eliminar el tumor de su cuero cabelludo, un año más tarde, el cáncer regresó a sus pulmones y espalda. Se inscribió a un ensayo clínico de inmunoterapia, con lo cual desaparecieron sus tumores y ha sobrevivido al cáncer.

Ella afirma "vivir cada día como si fuera el último día de tu vida es muy exhaustivo. Mejor, cada día, haz pequeñas cosas que te hacen ser feliz."

Cargando