¿Será una contractura muscular?

¿Cómo sabemos que lo que nos duele es una contractura y qué debemos y no debemos hacer en esos casos?

Existen millones de preguntas alrededor de una contractura muscular… Por eso es importante saber qué es y qué función tiene cada estructura para descifrar una contractura muscular genérica.

Cada músculo en los 2 extremos está formado por un tendón y éste es el que se une a cada hueso respectivamente para cuando activemos el músculo pueda moverse cada articulación.

Una articulación está formada por 2 huesos que están muy cerca, que en la unión tienen algún cartílago o tejido conectivo según sea el caso; los mantienen juntos los ligamentos y los músculos al activarse, hacen que tengan movimiento, como si fuéramos una especie de marionetas.

El cuerpo está diseñado para autoprotegerse y autosanarse, generando reacciones de seguridad como puede ser la inflamación o la contracción de un músculo o contractura muscular.

Un músculo sano puede reaccionar especialmente a un golpe o trauma directo, un calambre, un desgarre por una lesión local o una reacción de compensación o protección.

Cuando no hubo ningún accidente o lesión directamente en esa área pero se siente el músculo más duro, con mayor tensión o al tocar se sienten unas bolas, puede ser una contractura muscular. En muchos de los casos son los músculos cercanos a la columna vertebral.

Recordemos que la columna protege especialmente al Sistema Nervioso y si éste se lastimara, dañaríamos la parte más importante del cuerpo y del que dependemos.

Un músculo sano no reacciona espontáneamente contracturándose, es una reacción de defensa porque está protegiendo al Sistema Nervioso de lastimarse. Es muy importante revisar el área y ver qué está pasando en esa zona y por qué el músculo no quiere relajarse. Lo natural es que regrese inmediatamente a su posición neutral y es una de las señales que manda de que algo, que no necesariamente es algo grave está ocurriendo.

Cuando un músculo pasa tiempo contracturado, el cuerpo tiene que suplir movimientos con otros músculos, utilizar posiciones antálgicas o antidolor y puede crearnos hábitos de movimiento distintos cuando duran mucho tiempo.

Es cierto que es común que mucha gente tenga contracturas, pero eso no lo hace algo normal.

Con la vida sedentaria y desbalanceada que se vive actualmente, es muy fácil hacer que los músculos nos quieran proteger en varias zonas, por ejemplo: en el cuello, entre los hombros, a la mitad de la espalda y en espalda baja.

Lo normal es podernos mover libremente y que los músculos estén activos y listos para contraerse y relajarse en nuestros movimientos cotidianos.

En cada caso específicamente, debe revisarse el área para entender por qué se está dando esta contracción mantenida o contractura muscular.

El Quiropráctico debe hacer estudios, pruebas neurológicas y ortopédicas para entender entre otras cosas el mecanismo de reacción, compensación y adaptación del músculo y la articulación.

Al corregir el desajuste el músculo debe irse relajando y empezando a reaccionar de manera normal. Al corregir la causa, la consecuencia va a ir cambiando hasta volver a una reacción sana y relajada.

Cargando