CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: La calidad del aire ha llegado a una fase emergente

A tal grado que diariamente “envenena y arruina la vida de millones de personas alrededor del mundo, principalmente a niños, adultos mayores Hernández

¿Somos lo que respiramos? En pleno invierno, los efectos de la inversión térmica aumentan los índices y partículas contaminantes que respiramos todos los días. Pero un nuevo informe emitido por la Organización Mundial de la Salud advierte que la calidad del aire ha llegado a una fase emergente, a tal grado que diariamente “envenena y arruina la vida de millones de personas alrededor del mundo, principalmente a niños, adultos mayores y personas con enfermedades cardiorrespiratorias".

La OMS estima que en cada bocanada, inhalamos partículas contaminantes provenientes de los automóviles, compuestos químicos de las fábricas, más aparte un coctel de polvo, polen, heces de animales y esporas de moho que quedan suspendidas en el aire, que en largos periodos de exposición puede tener consecuencias fatales.

¡Cof-cof!

Se calcula que 9 de cada 10 personas en el mundo respiran aire con altos niveles de contaminación, al tiempo que unos mil 800 millones de niños, cerca respiran diariamente un aire tóxico que desencadena en graves trastornos tanto en la salud como en su desarrollo.

>SOPITAS: El plátano valuado en $120.000 dólares que se comió un visitante

Lo preocupante es que la contaminación en países en vías de desarrollo, ha empezado a cobrar víctimas mortales entre los menores de 15 años. De acuerdo con cifras del organismo, en el 2016 murieron más de 600 mil niños a causa de infecciones en las vías respiratorias provocadas por la polución.

Además han detectado un aumento de enfermedades respiratorias en la población mundial, desde la prevalencia de asma y bronquitis aguda o crónica, hasta casos de enfisema pulmonar y neumonía.

El organismo vinculado Naciones Unidas, calificó como inaceptable esta situación e instó a la búsqueda conjunta de soluciones que ayuden a limpiar el aire, como la transición de combustibles a tecnologías limpias, el impulso del transporte ecológico así como construir viviendas energéticamente eficientes.

Ahora sí que uno como quiera, pero, ¡¿y las criaturas?!.

Cargando