CON MARTHA DEBAYLE

El machismo invisible

El machismo no es algo exclusivo de los hombres

Marina Castañeda, autora y conferencista. Estudio en Harvard, Stanford y la École Normale Supérieure de París. Ha publicado más de 350 artículos sobre temas psicológicos y sociales. Su libro sobre la psicología de la homosexualidad ha sido publicado en Francia, Italia, Brasil, y Letonia.

TW:@castanedamarina // marinacastaneda.net

Los libros de Marina

La experiencia homosexual

El machismo invisible

La nueva homosexualidad

Amores virtuales

Escuchar

El machismo ilustrado

Una vida homosexual.

¿Qué es el machismo?

El machismo es un conjunto de costumbres y actitudes que sostienen que el hombre es superior a la mujer.

Sin embargo, no es necesario ser mujer para ser víctima del machismo, ni hombre para ser machista.

Vivimos en una sociedad machista, incluyendo a la mujeres, además de que todos incluyendo a los hombres resultamos víctimas del machismo.

“Desde pequeños se incuba en los hombres esa necesidad de demostrar que son hombres”.

Gracias al “Mijo, no llores, demuestra que eres hombre”, se crean actitudes de género estereotipadas.

El machismo tradicional, el que conocíamos de antes; inclusive en el cine mexicano, era más evidente. Ahora para mantener el control y el poder se han generado asimetrías ocultas en las costumbres cotidianas: es el machismo invisible.

Mitos del machismo

El machismo no es innato, ni es dado por la biología, es aprendido. El machismo es solo un tipo de masculinidad

Los hombres justifican sus conductas machistas con base en un supuesto imperativo biológico.

Falsas ideas que “justifican al hombre”

El hombre es más fuerte que la mujer

Los hombres necesitan más sexo

Hombres polígamos, mujeres monógamas.

Hombres cazadores, mujeres amas de casa

No todos los machistas son misóginos, ni todos los misóginos son machistas.

Los hombres son ineptos para cuidar niños

Catalogo machista de las emociones

El miedo: El verdadero hombre no debe tener miedo, y si lo siente, no debe demostrarlo

La soledad: “Yo no necesito a nadie” es un pilar central de la identidad machista

La ternura: El amor viril es fuerte y pasional: puede ser violento y celoso, pero nunca sentimental o tierno, esas son características reservadas para las mujeres.

La alegría: El machismo no prohíbe el placer como tal: permite que los hombres se diviertan, pero sólo en formas debidamente viriles.

La vergüenza: Un “verdadero hombre” no admitirá jamás que se siente avergonzado por algo que ha hecho. La vergüenza es el talón de Aquiles del machismo.

La sensibilidad estética: Ésta es delegada a las mujeres . Las bellas artes, la música clásica, la ópera, el ballet, la danza, todo ello es del dominio femenino.

La “intuición femenina”: Eso lo podemos definir como sensibilidad particular a las cosas intangibles de la vida. Muy injustamente se considera que constituye un punto ciego en la percepción de los hombres.

El enojo: Es un sentimiento privilegiado en el repertorio machista. Aquí cuando un hombre se enoja es bien visto, cuando una mujer lo hace es vista como histérica.

El odio: Es baluarte de la masculinidad. Los “verdaderos hombres” no olvidan las ofensas, ni perdonan la humillación. En las mujeres es un sentimiento severamente condenado.

El deseo sexual: A las mujeres se les permite seducir de manera indirecta, romántica y a veces infantil. A los hombres se les permite una seducción más directamente sexual.

El orgullo:Es otro sentimiento reservado para los hombres. A nadie sorprende que los varones se ufanen de sus logros, reales o imaginarios. A una mujer orgullosa se le considera engreída, exagerada o indiscreta.

Las trampas del machismo

Proteger a las mujeres

Tratar a las mujeres como si fueran invisibles

El doble discurso

Las mujeres no entienden

Los hombres “inútiles” para un sinfín de cosas, el desayuno, cuidar a los niños, prepararse su ropa.

El trabajo de “hombres”

Los 10 mandamientos del machismo

No reconocerás tus errores

No harás trabajo de mujeres

No reconocerás en ti ningún sentimiento femenino

No compartirás el estado de tus finanzas con tu mujer

Evitarás hablar con tu mujer de problemas íntimos o familiares

Te declararás incompetente para toda labor domestica

Transferirás la responsabilidad de tus problemas a la mujer más cercana

Exigirás que tu mujer se haga cargo de cualquier problema conyugal

No llorarás delante de nadie

Nunca pedirás perdón

¿Cómo se crea un machito?

Es hacerlo sentir como si fuera el rey del mundo.

Darle a entender que las mujeres que lo rodean están allí para atenderlo.

Educar a los niños y a las niñas de una manera muy distinta.

Cargando