CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Pescaderías sustituyen a bacalao por otras especies

El bacalao ha sido sustituido en pescaderías, supermercados y restaurantes por especies como tilapia o tiburón, que tienen gran parecido

Los árboles de navidad comienzan a asomarse por todos lados, y eso sólo significa una cosa: la inminente llegada del recalentado y las fabulosas tortas de bacalao.

Desgraciadamente, parece que este año podríamos estar comiendo todo, menos Bacalao.

En lo que va del año, la organización sin fines de lucro Oceana México ha revelado que el atún que comemos, no es atún sino sustituto de soya. Que los tacos de huachinango no son realmente de huachinango, sino de algún pescado de menor valor. A la lista de estos casos se agrega: el bacalao.

Así que si en estas fechas creen que el sabor del bacalao cambió o que tu mamá dejo de seguir la receta de la abuela, bien pudieron verles la cara, pues al igual que como ocurrió con el Atún o con el huachinango, Oceana ha alertado sobre la sustitución del bacalao en pescaderías, supermercados y restaurantes por especies como tilapia o tiburón, que tienen gran parecido cuando se secan con sal.

La investigación se realizó con casi 400 muestras de pescados en la Ciudad de México, Mazatlán y Cancún, para conocer con pruebas de ADN el nivel de sustitución de especies, arrojando que el que el promedio el nivel de sustitución de especies en pescaderías superior al 30 porciento en 133 establecimientos incluyendo restaurantes, pescaderías y supermercados.

>SOPITAS: Licencia especial para los repartidores en motocicletas

Pero en tanto la Ciudad de México como Cancún, la mayoría de la sustitución se dio en el bacalao, cuyo precio por kilo en el mercado es de entre 400 y 600 pesos, pero en realidad lo que hemos comido la mayor parte del tiempo son tilapias, mero o merluzas.

Además del evidente fraude que esto representa, la mayor preocupación radica en la preservación de especies amenazadas incluidas en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pues en más del 60% de los casos en los que se vendió bacalao, en realidad se trató de elasmobranquios, como el tiburón martillo o manta rayas, ambas, especies amenazadas.

La cuestión es que...el Bacalao es prácticamente imposible de conseguir en México y entre los que se quieren ahorrar unos pesos, muchos vendedores prefieren hacer de las suyas y vender peces o mariscos que nadan por aguas mexicanas.

Por lo que OCEANA propone que se incorpore un mejor etiquetado de producto en la venta de pescados y mariscos así como medidas que permitan trazar la ruta de pescados que se venden del mar hasta las pescaderías y preservar la economía familiar, pero sobre todo el equilibrio de las especies marinas.

Cargando