CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Carlos Salcido se ha despedido oficialmente del fútbol profesional

Tras haber conocido la gloria, el éxito y también el fracaso Carlos Salcido se despide oficialmente del fútbol profesional

La fase regular del Apertura MX ha llegado a su fin y con él, ha culminado también la carrera deportiva de una de las grandes figuras del fútbol mexicano.

Carlos Salcido se ha despedido oficialmente del fútbol profesional, y lo ha hecho, tras haber conocido la gloria, el éxito y también el fracaso y abandono del Veracruz, pero el palmarés de Salcido va mucho más allá del terreno de juego.

Cada uno de nosotros, pudo tener una infancia difícil, pero perdiendo a su madre a los nueve años, con un padre alcohólico, tres hermanos y mucha hambre, el tapatío nacido en Ocotlán, tuvo que sortear varias adversidades para criarse solo y de la mejor manera posible, encaminándose para ser un hombre de bien, tal como se lo aconsejó su mamá. Sin embargo, en plena adolescencia, sufrió otra pérdida. Ante el despilfarre de recursos causado por la adicción de su padre, sus hermanos, emigraron hacia Estados Unidos en busca del sueño americano.

>SOPITAS: ¿Le atinaste a todas las pistas del cartel del Vive Latino 2020?

Completamente solo, el menor de los Salcido decidió mudarse a la capital de Jalisco, donde se estrenaría como lava coches, mientras que en sus tiempos libres, como cualquier adolescente de 14 años, se reunía con sus 'cuates' para echarse una cascarita. A pesar de que a la fecha Carlos sigue diciendo que lavar autos era un buen trabajo, que le permitía sostenerse, el jugador defendía el valor familiar y se aferraba a unirse con sus hermanos, pues a fin de cuentas, era lo único seguro que tenía.

Salcido cruzó la frontera tres veces, las mismas que fue deportado. Pero años después, la vida finalmente le sonrío. Entre la cascarita, los partidos llaneros y los torneos de la cuadra, los pases del joven Salcido, fueron ganando fama hasta que una de las ligas inferiores del Guadalajara, no completaba la escuadra para un partido, de pronto, uno de los jugadores habló de Salcido, el chico de los grandes pases que era bueno en la lateral, en la defensa y como volante defensivo.

El entrenador lo puso a prueba, y le bastó que Carlos estuviera 5 minutos en la cancha, para descubrir el talento y su habilidad.

El futbolista, comenzó jugando en la última división y como delantero, pero los directivos de las Chivas, sabían que con esa capacidad para dominar el balón, su lugar estaba al lado del rebaño sagrado.

Su fama creció como la espuma, con su 1.72 de estatura, pronto fue llamado para representar al primer equipo y después, inició su carrera con la Selección Mexicana en el 2004, siendo responsable de derrotar a Trinidad y Tobago en plena clasificatoria rumbo a Alemania 2006.

En el 2005 se convirtió en el jugador profesional con más minutos jugados en el todo el mundo, tras disputar con el Guadalajara la liga y la Copa Libertadores, además todo el proceso de la Selección Nacional, incluida la Copa FIFA Confederaciones; con ello, el medio futbolístico se dio cuenta de su resistencia física y posteriormente dio el salto al fútbol europeo, donde conquistó el título de la Eredivisie con el PSV Eindhoven.

Posteriormente, ficharía con el Fulham de la liga inglesa, donde en un par de jornadas llegó a figurar en el equipo ideal de la Premier League, antes de emigrar a nuestro país para enrolarse con los Tigres, donde su desempeño y liderazgo le valieron para ser convocado como uno de los refuerzos de la selección olímpica que consiguió la medalla de Oro en Londres 2012.

Salcido fue tres veces mundialista, ganador de la Copa de Oro, del oro olímpico, y de la liga holandesa, pero a pesar de su fama a nivel internacional, su corazón le pertenecía a las Chivas, donde siguió jugando hasta el 2018 para después incorporarse al Veracruz.

Como todo buen tiburón, Salcido supo cuando es momento de retirarse y este fin de semana, el destino le permitió mostrar su lealtad y agradecimiento al equipo de sus amores, pues la última jornada del Apertura MX, llevó a sus tiburones a visitar el estadio Akron de las Chivas. Salcido se tomó una sesión de fotos con el rebaño vestido de Tiburón. Lo cargaron en alto y después de ovacionarlo, Salcido puso punto final a toda una era.

Cargando