CON MARTHA DEBAYLE

Silencio o palabras: cuándo hablar, cuándo callar en las relaciones

Cuáles son los temas de los que NO hay necesidad de hablar con la pareja, cuándo es el momento, cuándo es la peor idea y más

En cabina con Aura Medina De Wit, psicoterapeuta, instructora de meditación y autora de los libros: “¿Amor o codependencia?”, “Lo que ellos dicen de ellas”, el más reciente “Crea el espacio para el amor” (TW: @AuraMedinaW).

  1. Todo aquello que te apasiona. Si hay algo de lo que tenemos que hablar es de todo aquello que nos mueve, que nos emociona, que nos hace vibrar ¿Estaremos conociéndonos mejor si hablamos de todo esto o no? Seguro que sí. Y respecto a las pasiones, aquí en cada persona será diferente. Si tu pasión es hacer deportes de riesgo si es jugar al ajedrez. Y no tienen que ser cosas espectaculares.
  2. El contexto: cómo nos hemos conocido. Además de que es sencillo, nos va a hacer sentir más cómodos el uno con el otro. Si nos hemos conocido online, podemos hablar de experiencias que hayamos tenido conociendo gente online, anécdotas que nos hayan pasado, o sobre qué nos fijamos en un perfil y muchas cosas más. Si por ejemplo nos hemos conocido practicando alguna actividad concreta, este es también un buen tema; podemos preguntar acerca de su experiencia en ello, como empezó etc.
  3. Lo que nos agrada del otro. (Solo si es obvio que hay atracción y la cita va bien) Una cita, especialmente la primera, puede enriquecerse si hablamos acerca de que es lo que nos gusta el uno del otro. Qué nos ha llamado la atención, qué nos ha sorprendido, qué hemos descubierto.
  4. Si ambos han viajado, es divertido platicar de lugares que quizá los dos han visitado, anécdotas graciosas.

TEMAS NO NO NO NO

  1. Ex novias, ex novios
  2. Criticar a gente del alrededor, chismes de conocid@s en común
  3. Quejarte de personas o situaciones, hablar demasiado de tus problemas.
  4. Cacarear demasiado tus huevos…

Y como dije al inicio: Less is More: Escucha más que hablar.

Hay veces en las relaciones, ya sean relaciones que inician o que ya llevan tiempo, durante las cuales se aplica esa frase tan usada en el idioma inglés. Less is More (Menos es Más)

La mayoría no sabemos estar quietos, silencioso, no entendemos la importancia de apreciar el silencio, sentir ese silencio, durante el cual, si en vez de volcarnos en la otra persona, de preocuparnos de porque no dice nada, ponemos atención, “escucharemos” lo que está realmente pasando dentro de nosotros. Como todas las conductas compulsivas, el hablar solo para llenar vacíos, nos grita nuestros miedos, inseguridades, vergüenzas…

¡Qué quiero decir con esto? Que lo más importante de todo es darnos ese espacio de silencio para escuchar las voces de la cabeza loca intentando convencerte de decir o hacer esto o aquello, cuando quizá lo que está sucediendo en ese silencio es algo hermoso.

CUANDO LA RELACIÓN INICIA:

No le temas al silencio

El silencio NO necesariamente implica que la otra persona está enojada o que no te quiere, o que no desea estar contigo…

A veces, la otra persona puede estar inmersa en sus propios pensamientos

A veces la otra persona simplemente necesita conectarse consigo mismo.

Y a veces simplemente no se tiene nada que decir

Y lo que dices o no dices en estos momentos puede ser crucial en esta etapa de la relación.

Que te ayuda durante estos momentos:

No hables en automático.

Y este es el espacio donde todos, en gran mayoría las mujeres, nos metemos en problemas. A la primera señal de silencio, ¡nuestros corazones entran en el modo de PANICO!, nuestras cabecitas empiezan a elaborar cualquier cantidad de conjeturas, que si la otra persona se está alejando, que está perdiendo interés en ese momento, que no la estamos haciendo, creemos que todo se enfrío y nos aterramos.

Entonces “brincamos” al modo de “reparar”

Por instinto tratamos de llenar la brecha, de reparar lo que según nosotr@s se rompió y de llenar ese silencio, crear algo para que la relación prospere.

El problema es que ese hablar compulsivo y tus pensamientos de miedo van a llevarte justo a la dirección contraria.

Quita la atención de la otra persona y enfócate en tus sensaciones corporales.

Empieza con tu respiración, enfócate en tu vientre, si puedes incluso coloca tu mano en tu vientre. Permite que tu estómago se relaje en tu mano, ahora respira de forma profunda, que baje hasta tu vientre mientras este se expande en tu mano.

Ahora enfócate en tus hombros, si notas que están tensos, que seguramente lo están, casi tocando tus orejas, permite que se relajen, cayendo de forma que sientas que tus brazos cuelgan de tus hombros.

Así, cuando la otra persona entre en silencio, y tú estás allí sentad@ – esto es lo que puedes hacer para moverte emocionalmente a un espacio más profundo.

Encuentra otro lugar donde poner tu atención.

Si vas en el carro, puedes observar el paisaje, el camino.

Puedes dependiendo del lugar, quizá aprovechar para revisar que tienes en tu bolsa.

Si estás en un restaurante observa conscientemente a las otras personas – no empieces a hablar de ellas como pretexto para romper el silencio.

O come, despacio y con toda tu atención. si no hay un paisaje o es de noche, simplemente quédate en silencio poniendo la atención en tu respiración. Si tienes algún libro a la mano y puedes hacerlo, ponte a leer.

NO TE VAYAS AL TELEFONO, es lo más usual y es otra forma de conducta compulsiva, te aleja del lugar y no es lo que quieres hacer.

Tocar

Si llevan un rato juntos, muy suavemente y están sentados en algún lugar, pon tu mano en su pierna sin decir nada.

Si es la primera vez que salen, simplemente voltea y sonriele..

Cuando nos relajamos y nos permitimos estar en ese silencio, las palabras correctas, conscientes llegan si es que hay algo que necesite decirse.

Desde este espacio de relajación puedes incluso decir que no sabes que decir.

Y CUANDO LA RELACIÓN YA LLEVA TIEMPO

NO: Una de estas ocasiones es cuando en una relación, algo sucede y se enciende la mecha de la emoción, quizá estamos muy enojados y es justo cuando aplica la regla de que el silencio es Oro. Es necesario darnos espacio, tiempo, respirar cada quien su propio aire y regresar después a aclarar lo que sea necesario.

Recuerda que en los momentos de ira no somos conscientes de lo que decimos, es mejor esperar a que pase la tormenta para poder exponer nuestro punto de vista de manera sosegada.

SI: una vez que pasó el Tsunami emocional, es importante comunicarse lo más asertivamente que puedan, hablando siempre de lo que cada uno siente o piensa, SIN usar un lenguaje de culpar al otro o en forma de queja, demanda, exigencia.

NO: Si tu pareja hizo algo que te molesto o quizá incluso terminaste con él/ella, no lo comentes demasiado rápido a tu familia, amigos, etc. Y por favor NO Ventiles tus problemas en las redes sociales. Porque si después regresas con él/ella, es muy posible que sientas mucha vergüenza si hablaste de más.

SI sobre las expectativas de cada uno y lo que desean en el futuro cuando ya llevan un tiempo juntos y es importante saber hacia dónde van.

NO: Cuando tu pareja te dice: “ahora no por favor” es bueno escucharlo. Pero si la negativa de hablar de cierto tema es continua, entonces existe un problema y es necesario abordarlo.

SI acerca del dinero ya sea porque ya viven juntos o están planeado hacerlo. Toda decisión que vayas a tomar y que involucre el dinero de la pareja, debe ser tratada entre ambos, aún si piensas invertir para los dos.

Cargando