CON MARTHA DEBAYLE

10 monstruos que no te dejan crecer

Para todos aquellos que en algún momento de su vida se han sentido frustrados, pequeños, demeritados, y no saben qué hacer

En cabina con Helios Herrera, director general de HH Consultores, con experiencia de más de 26 años en el área de Capacitación Humanística, Motivación, Superación Personal, Desarrollo Empresarial y Ventas
(TW: @Helios_Herrera // hhconsultores.com).

El Conde Drácula. (No disfrutar la vida, vivirla sin vivir).

El personaje: Su historia inicia con el regreso de Vlad el Empalador tras su participación en las cruzadas, para descubrir que su amada esposa, Elizabeta (creyendo que él había muerto) se ha suicidado lanzándose desde una torre. Enfadado con Dios, porque aquellos que se suicidan quedan expulsados del paraíso y están condenados por la eternidad, el Conde renuncia a Dios, renuncia a la vida (y a la muerte) y se convierte en una criatura sedienta de sangre.

Si como el conde, en algún punto de tu vida sufriste de una gran decepción y ahora pasas los días prácticamente “dormido” y las noches en “vela”; te sientes completamente gris, “sin vida”, no tienes ninguna inspiración o motivación que te haga continuar, literalmente vas de tu casa al trabajo y del trabajo a tu casa, día tras día sin que mayor modificación suceda en tu vida.

Tip: Es imposible tener un camino exitoso sino encuentras una motivación, identifica qué te gusta, qué quieres hacer de tu vida. Mientras no lo tengas claro, puedes pasar años probando suerte en muchas empresas o empleos sin que llegues a ningún lado.

Frankenstein. (Culpar a todos, a hacer lo que otros dicen y a no decidir)

El personaje: Es un ser humano creado con piezas de diferentes cuerpos, de 2.5m de altura con fuerza y resistencia sobrehumanas, quien después de escapar de su creador vive el desprecio del mundo y al volver, decide odiar a todos y culpar a su creador por todo lo malo que le pasaba. Este monstruo se caracteriza por carecer de identidad, no decide por sí mismo, hace lo que su “creador” le dice y nada le satisface.

Así que si observas que estás responsabilizando a otros de tu falta de crecimiento, de tus errores, de los resultados en tu vida vas a quedarte estancado y muerto: que si el gobierno, que si el muro, que si la vida, que si la lluvia, que si tu empresa… nunca vas a poder. Nadie es responsable de tu crecimiento más que tú mismo, así que no esperes que tu jefe, tus compañeros o el presidente se preocupen por impulsarte.

Tip: Atrévete y empieza a tomar tus decisiones con responsabilidad y a valorar (y agradecer) todo lo que recibes en tu vida.

Chucky (Vivir encerrado en un cuerpo y una mente que no te gusta).

El personaje: El alma de Chucky (Charles Lee Ray) usa como “transporte” a un muñeco para vengar su muerte, lo que desea es poseer el cuerpo del niño (Andy), vive acomplejado por volver a ser humano/adulto.

La analogía de este monstruo sería cuando alguien está atrapado en un cuerpo o personalidad que no corresponde a lo que desea, que aparenta felicidad, pero por dentro tiene grandes frustraciones y enojo. Ya no quieres aprender, has dejado de invertir en ti, en tu crecimiento, no inviertes en tu salud, no haces ejercicio.

Tip: Siempre es un buen momento para empezar a hacer cambios importantes en tu cuerpo, empieza a comer sanamente, haz un poco de ejercicio, incluso ejercita tu mente, toma cursos para desarrollar nuevas habilidades. A mayor adquisición de experiencias y habilidades, y mayor diversificación de tus conocimientos, mayores también tus posibilidades de crecer y destacarte del resto.

El hombre invisible (Transformar en antisocial).

El personaje: Vive solitario, emplea la mayoría de su tiempo en su habitación trabajando con aparatos de laboratorio, hasta que un experimento sale mal y queda completamente invisible a los ojos de la gente, llegando a un estado mental inestable.

Este monstruo te obliga a aislarte de la sociedad, a quedarte encerrado en tu oficina (o incluso en casa si haces home office, encerrado en la TV, computadora, o similar), a no disfrutar de la gente que puede aportar cosas buenas a tu vida, etc. Pero, recordemos que el ser humano es gregario por naturaleza, sigue una tendencia a agruparse en manadas para sentirse “parte de”.

Tip: Así que comienza a retarte todos los días, conoce gente nueva, haz “networking”, nunca sabes en qué momento necesitarás a alguien. Las relaciones socio-profesionales siempre son puertas a nuevos horizontes.

El fantasma de la ópera (Completamente workaholic).

El personaje: Erick nació al noreste de Francia, por su rostro deforme, desde muy pequeño huye de casa y se dedicó a producir dinero, sacando provecho de esta “cualidad”, desde niño trabajó en ferias, en circos, hasta que llegó al teatro y de ahí no salió, explotó su prodigioso talento como compositor, dedicándose a componer TODAS las óperas que en él se presentaban. El trabajo era literalmente su vida.

Para nosotros sería igual a no tener un equilibrio entre la vida personal y lo laboral, todo es trabajo, trabajo y más trabajo. No ganarás nada si te obsesionas y dedicas horas y horas a tu trabajo, únicamente estarás desgastando la relación con tus familiares y amigos; pronto serás presa del agotamiento y la desmotivación. Tu crecimiento profesional está ligado al nivel de satisfacción personal.

Tip: Cuida la convivencia con amigos y familiares, tu tiempo de descanso, la recreación y todo aquello que te brinde impulso, paz y equilibrio.

Samara Morgan (“El Aro”) (Vivir amargado(a), conformista y quejumbroso(a))

El personaje: es una niña fruto de una violación por parte de un sacerdote, poseía habilidades psíquicas; perturbaba la mente de quienes la rodeaban, volvió loca a su madre y ella la lapida en un pozo, donde sobrevive 7 días, decidió dedicar su “existencia” a asesinar y perturbar gente. ¿Se dieron cuenta que esta niña por más que la salvaron y la salvaron en todas las películas, nunca estuvo “en paz”? Literalmente hizo caso omiso de las oportunidades que le presentaron para LIBERARSE y ser FELIZ, para DESCANSAR EN PAZ. Ella lo único que quería era seguir haciendo daño, su nivel de venganza y su “quehacer” habitual la tenían cómoda.

Este monstruo te mantiene en tu zona de confort, te hace quejarte de la falta de oportunidades, incluso te hace pedirlas a gritos, pero nunca las aprovecharás. Quedarte en una zona de confort puede ser lo más peligroso para tu crecimiento, te impide ver nuevas oportunidades y limita tu crecimiento, si no sales de esa zona, nunca llegarás a tu siguiente nivel.

Tip: Aprovecha y mantén tu atención despierta ante las oportunidades que el mundo te presenta. RETO: deja de quejarte por 7 días.

Freddie Krueger (Dejar de soñar).

El personaje: Frederick Charles Krueger, nace de una monja violada en un centro psiquiátrico por 100 pacientes. Lo ponen en adopción y lleva a una familia donde su padre alcohólico lo maltrataba. Se convierte en psicópata, desarrolló lo que llamaba “El Secreto del Dolor”, según esta filosofía, solo tras sentir y controlar el dolor puedes empezar a aplicarlo a otros; por ello practicó el masoquismo y la auto mutilación hasta convertir el sufrimiento en placer. Mientras las llamas se apoderaban de la caldera, ante un moribundo Freddy se presentaron “Los Demonios de los sueños” para tentarlo. Estos demonios vagaban por la tierra buscando un alma cruel y sanguinaria que convirtiera los sueños en realidad. Freddy aceptó su oferta para ser “eterno”, Freddy ataca a sus víctimas desde sus sueños, de hecho, evita que la gente quiera soñar, por miedo a enfrentarse a él y a las pesadillas.

Si dejamos de soñar, dejamos de crecer. Dediquemos tiempo a soñar, pero sobre todo a aterrizar los sueños como metas para vivirlos como una realidad. Ir identificando los logros pequeños que vamos teniendo nutrirá nuestro ser y nos permitirá continuar creando y actuando en pos de nuestros sueños. Aterrizar tus sueños y definirlos en una meta te ayudará no sólo a avanzar en el sentido correcto sino a saber cuándo es que te has desviado del camino y cómo debes corregirlo.

Tip: Escribe una meta que hayas tenido y por la “rutina” haya quedado en el olvido, aquello que siempre deseaste con todo tu ser, y empieza hoy a construirlo.

Jason Voorhees. (Te hace no jugar en equipo)

El personaje: hijo de una cocinera de campo convertida en asesina porque la gente se burlaba de él por su hidrocefalia; se refugia en el bosque, hace creer a sus compañeros de campamento que está muerto y luego vuelve a cobrar venganza por haber visto la muerte de su madre.

Y este monstruo lo comparo con “No hacer equipo”. Mientras no aprendas a desarrollar tu capacidad de relacionarte con los demás será imposible cumplir con los objetivos. Independientemente de tu campo de acción tendrás que trabajar de la mano de otros. Piensa en un objeto simple y que todos usamos casi a diario, un lápiz, parece simple, ¿no?, pregunto, ¿podrías hacer tu propio lápiz solo?

Tip: para trabajar en equipo necesitas empezar a trabajar en equipo, ayúdale a otros a hacer tareas pequeñas y déjate ayudar (delega algunas de tus tareas).

Pennywise (No enfrentar tus miedos)

El personaje: Pennywise no tiene forma fija, pero suele aparecer en forma de payaso. El monstruo llegó a este mundo en forma de meteorito durante la prehistoria, en el sitio donde posteriormente se construiría el pueblo de Derry. Se alimenta del miedo de sus víctimas (por lo cual toma la forma de los peores temores de los individuos que ataca) cada 27 años.

Normalmente aquello que más suele frenar a las personas en su crecimiento y éxito profesional es el miedo; a veces (tal cual Pennywise) se disfraza de muchas cosas, como pretextos, excusas, “y si…”, obstáculos que te van a detener. Te puede bloquear e impedir que tomas decisiones que realmente deseas para tu crecimiento.

Los miedos más comunes son:

Miedo a ser rechazado. Actuar sea cual sea el escenario, siempre supone una cierta exposición ante un público que valorará y dará su opinión. Normalmente las personas tienden a buscar la aprobación de los demás, aunque es algo que no siempre es posible. Agradar a todo el mundo es realmente complicado.

Miedo a fracasar. Cuando se comienza algo diferente, se pretende que el resultado sea absolutamente exitoso y no se suele contemplar la posibilidad de que el resultado no sea tan satisfactorio como se esperaba. Buscar el perfeccionismo no está mal, pero hay que estar dispuesto a cometer errores en el camino e incluso en el resultado ¡Y APRENDER DE ELLOS!

Miedo al cambio. Seguramente es el miedo más común y el más reconocido. Lo nuevo, lo desconocido, lo diferente nos produce pavor, no han nada como la seguridad de lo que YA ES.

Tip: hoy te invito a hacer algo que te dé miedo que te esté frenando a lograr algo que deseas, quizá sea llamarle a la persona que te guste, o tal vez, quieres hablar con alguien con quien te peleaste y no has podido por miedo, quizá sea pedirle a tu jefe unas vacaciones o un aumento. Decídelo y hazlo ya.

La llorona. (Quejarse de todo, por todo con todos)

El personaje: es el alma en pena de una mujer que ahogó a sus hijos, y que luego, arrepentida y maldecida, los busca por las noches por ríos, pueblos y ciudades, asustando con su sobrecogedor llanto a quienes la ven u oyen

¡Quejas y quejas, por las consecuencias de las propias acciones! Esto no se traduce más que en una Mala Actitud, y es que puedes tenerlo todo, ser el más hábil, un líder, y además tener clara tu meta, pero si tu actitud no es la correcta, difícilmente podrás llegar lejos, vivirás preso de tus recuerdos y de las consecuencias de tus acciones. Recuerda que la actitud es un POTENCIADOR de acciones.

Tip: Mantén una sonrisa todo el día y tu postura erguida, pero sobre todo, actúa “como si…” ya fueras la persona con la mejor actitud y disposición posible, verás que poco a poco tu actitud comienza a mejorar

Así que ya lo sabes, vivimos rodeados de monstruos, nos persiguen constantemente, algunos nos roban el sueño, otros nos roban la vida misma, ¡no los ignores! Si lo que quieres es continuar construyendo una mejor versión de ti, te invito a identificarlos y enfrentar a estos GRANDES MONSTRUOS de la historia, utiliza todas las estrategias y herramientas para enfrentarlos y vencerlos.

Cargando