CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

¿Has pensado en ahorrar para un funeral?

Se calcula que en México más de 3% de la población ha tenido que recurrir a un préstamo para solventar los gastos de un funeral

Se calcula que en México más de 3% de la población ha tenido que recurrir a un préstamo para solventar los gastos de un funeral, y además de la lamentable pérdida hay que enfrentar gastos inesperados. Por ello es importante valorar la importancia de contar con un seguro de gastos funerario que ayude a tu familia a cubrir estos gastos. Una de las opciones con las que cuentas es el seguro de vida, ya que en la mayoría de sus modalidades te ofrece la cobertura de gastos funerarios, ya sea que se incluya dentro de la cobertura básica del seguro, o como cláusula adicional, es decir, debes contratarla por separado.

Los gastos funerarios que cubre tras el deceso del asegurado por muerte natural y/o muerte accidental, que varía dependiendo de la cobertura contratada e institución son:

1. Anticipo de la suma asegurada para gastos funerarios: se te otorga un porcentaje de la suma asegurada total del seguro de vida para que puedas hacer frente a los primeros gastos. Dicho monto se descuenta del total de la suma asegurada de tu seguro.

2. Pago total de la suma asegurada por gastos funerarios: aplica si tienes como cobertura adicional el pago de gastos funerarios. Se otorga el total de la suma asegurada por fallecimiento (seguro de vida), más el total de la suma asegurada por concepto de gastos funerarios o últimos gastos marcados en tu póliza

¿Y qué es lo que no cubre? Dependiendo de la institución con la que contrates, se establecen las exclusiones que aplican para tu seguro, y estas son algunas de las más comunes:

Enfermedades que el asegurado haya sufrido y por los cuales se le realizó previamente un diagnóstico o algún gasto para el tratamiento de los mismos.

Insuficiencia renal crónica.

Hipertensión arterial.

Cualquier tipo de diabetes.

Cáncer de cualquier tipo y estado.

Participar en actividades como: paracaidismo, buceo, alpinismo; manejo de explosivos, uso y/o portación de armas de fuego; comisión de actos delictivos o riña, siempre y cuando el asegurado haya sido el provocador; servicio militar, actos de guerra, rebelión, insurrección o revolución.

Cargando