CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: 19 de septiembre del 2017, “Colegio Rebsamen”

El 19 de septiembre del 2017 nos volvió a estremecer otro sismo de la misma forma que en 1985

El 19 de septiembre del 2017, nadie pensaba que un temblor similar al de 1985 nos volviera a estremecer, de la misma forma en la que la madre naturaleza lo hizo hace 30 años.

Esa mañana, como todos los días alumnos del colegio Enrique Rébsamen entraron a la escuela corriendo. Las tareas, los zapatos, el lunch y la cartuliiinaaaaaaaa, despidiéndose de sus padres, sin imaginar lo que estaría por venir.

A la 1 y cuarto de la tarde, justo unos minutos antes de la hora de la salida, todo cambio. Las matemáticas fueron sustituidas por el caos, el pánico, las miradas de los más pequeños se cruzaban unos con otros sin comprender qué estaba pasando, lo único que quedaba era tomarse de las manos entre sí, abrazarse, mientras las maestras intentaban proteger a sus alumnos y ver como parte del colegio colapsó.

>SOPITAS “For Forest”, hará de la naturaleza un espectáculo

Decenas de niños quedaron atrapados bajo los escombros. Cerca de las 10 de la noche, y sin una lista oficial de desaparecidos, el rescate de Fátima Navarro, devolvió la esperanza.

Padres de familia, vecinos e incluso extraños que solo pasaron por ahí, se volcaron a apoyar.

Fue cuando aprendimos que un puño cerrado, significaba silencio, mientras que dos puños arriba daban la esperanza de encontrar a alguien con vida.

Pero ahí, al final no tuvimos tanta suerte. 21 niños, 3 maestras y una nana, fallecieron tras el derrumbe. 21 padres de familia a quienes se les cayó el mundo a pedazos. 24 familias que han tenido que aprender a sobrevivir con el dolor de perder a un hijo.

Han pasado dos años de la tragedia, y para mi, es imposible qué hubiera sucedido en 1990 o 91, cuando era alumno de primaria del Colegio Rébsamen, una escuela a la que se le iban haciendo modificaciones y añadiendo pisos, ante la simpatía de Miss Moni.

Una escuela, que por negligencia, se convirtió en un cementerio.

Siempre nos han enseñado a recordar nuestros años escolares, como los mejores de nuestras vidas, pero ¿cómo recordar con cariño, algo que ha generado tanto dolor?

A 2 años de la tragedia, bien valdría preguntarse qué ha hecho el gobierno para regular las escuelas, y construcciones irregulares, pues esa es la mejor forma de honrar a los fallecidos y asegurarnos de que una tragedia similar, no se repita.

Cargando