CON MARTHA DEBAYLE

¿Qué es más importante para ti; sentirte amado o sentirte comprendido?

Vamos a explorar por qué el sentirse comprendido por otro es un elemento fundamental para las buenas relaciones y el bienestar en general

En cabina con Mario Guerra, tanatólogo, conferencista, business coach, psicoterapeuta (TW: @marioguerra).

Mucho ya se ha hablado de la importancia del amor, comprensión, comunicación y reciprocidad en las relaciones. Pero hay un factor muy importante del que no se habla tanto y que pudiera incluso ser más determinante para la calidad o permanencia dentro de una relación. Vamos a explorar por qué el sentirse comprendido por otro es un elemento fundamental para las buenas relaciones y el bienestar en general.

¿Qué o cómo es sentirte comprendido por alguien más?

Es la sensación subjetiva de que otros han escuchado atentamente y han entendido con precisión ‘los hechos’ sobre un evento personal o nuestra visión y opinión de ellos, si es que no nos involucran directamente.

Sería algo como esto:

“Oye qué tal con esto de los problemas de la migración. Qué duro debe ser para esas personas salirse de sus países sin saber en dónde van a quedar”.

Posible respuesta comprensiva:

Si caray; es todo un tema que creo que tiene mucha tela de donde cortar porque habrá que analizar muchas ramificaciones que esto tiene.

Posible respuesta no comprensiva:

“Pues quién les manda por no quedarse en su país; es a lo que se arriesgan y ni hablar, que asuman las consecuencias. Además tú que te preocupas por esas cosas que ni te afectan. Nada más te gusta sufrir…”

Otro ejemplo:

“Mi pareja me puso el cuerno y no sé que hacer; por un lado estoy con mucho enojo y dolor, pero por el otro quisiera poder hacer algo para arreglar esto”.

Posible respuesta comprensiva:

“Qué fuerte; me imagino que no debe ser fácil estar en tu lugar y además tener que pensar todavía en qué hacer; a lo mejor te ayuda no obligarte a tomar una decisión en este momento…”

Posible respuesta no comprensiva

“Mándale al diablo; ya ni le sufras. Es alguien que no vale la pena y lo mejor es que ya le des vuelta a la página. No merece ni una lagrima tuya la basura esa”.

¿Sentirse comprendido significa que el otro tiene que pensar igual que yo?

De ninguna manera. Se trata de que alguien te diga algo como:

“Si piensas que te corrieron del trabajo porque el jefe creyó que eres una escoria buena para nada, entiendo perfecto que te sientas tan humillado…”

“Si crees que tu pareja no quiere decirte donde está a cada momento, porque piensas que te está ocultando algo o que no le importa que tú estés con angustia, comprendo tu indignación y enojo…”

El otro demuestra que entiende tu sentir a partir de tus supuestos, aunque pueda no compartir los mismos supuestos que tú te has hecho.

Entonces comprender a otro no quiere decir tener que ceder a sus peticiones, ni necesariamente significa pensar como él.

¿Por qué es tan importante sentirnos comprendidos?

Gran parte del comportamiento humano está impulsado por la necesidad de pertenecer y el deseo de conectarse con otros. Digamos que ha sido como una marca evolutiva que nos ha quedado y que en su momento nos ha servido para incrementar nuestras probabilidades de sobrevivir al pertenecer a un clan.

Diversos estudios realizados en psicología social, neurociencia y psicología de la salud, sugieren que la conexión social no sólo es gratificante, sino hasta conveniente para la salud física y mental.

Un estudio realizado en la Universidad de Stanford y publicado el 2014 en la revista de Neurociencia social cognitiva y afectiva, sugiere que sentirnos comprendidos por otros favorece:

La intimidad entre personas con vínculos significativos.

Como pareja, hijos, hermanos, padres y amigos cercanos.

Una mayor satisfacción general con la vida.

La disminución del “afecto negativo”

El afecto negativo implica experimentar mayor ansiedad, miedo, disgusto, culpa, enojo y agresión, por ejemplo.

La confianza y la satisfacción en las relaciones.

Sentirnos comprendidos entonces nos da la sensación de que estamos socialmente conectados, acompañados y nos evita el experimentar rechazo y aislamiento social.

Sentirse comprendido por otros activa las mismas regiones cerebrales que involucran la recompensa y la conexión social. Por el contrario, sentirnos incomprendidos activa las áreas relativas al afecto negativo y el dolor social.

Lo que buscamos es aprobación y validación.

¿Qué tiene que ver todo esto con sentirse amado?

Sentirte amado sin sentirte comprendido puede causar fricciones en una relación, ya que además de provocar un distanciamiento por la activación del afecto negativo, aumenta la percepción subjetiva de que la relación no será sencilla; es decir, que requerirá esfuerzo y explicaciones adicionales además de enfrentar mucha frustración.

Recordemos que, en general, una persona quiere quedarse en una relación porque esta tiene 3 elementos:

Alta satisfacción.

Sentirse comprendido aumenta la satisfacción general con la vida y las relaciones.

Bajas alternativas.

Cuando sentimos que alguien nos comprende, nos dan ganas de contarle y compartir tristezas y alegrías. Cuando no, buscamos a quien sí; es decir, una mejor alternativa.

Alta inversión

Cuando siento que un amigo o mi pareja me entiende, aumentan las ganas de seguir invirtiendo en esa relación a través de cultivar y cuidar el vínculo afectivo.

Se presupone que no toda persona que te comprende te ama, pero en general se espera que toda persona que te ame, te comprenda. O al menos que trate genuinamente de hacerlo.

Cargando