CON MARTHA DEBAYLE

BBmundo: Septiembre, mes de la RCP

Cuentahabientes, en Latinoamérica y algunos países de Europa, septiembre es el "Mes de la RCP" (Reanimación Cardiopulmonar)

En cabina con Felipe Hernández, Director General de Grupo Salvando Vidas. Lic. en Enfermería y Obstetricia de la UNAM, miembro de la Cruz Roja Mexicana desde 1977 (TW: @salvando_vidas // www.salvandovidas.com // FB: Felipe Hernández).
Lourdes Botello,
Editora General de BBmundo (TW:@bbmundo_com).

Los accidentes son la segunda causa de muerte infantil en México entre niños de 0 a 4 años, el 60% de los casos ocurren en casa.

Los accidentes más frecuentes entre niños de 0 a 4 años son: ahogamiento, broncoaspiraciones con objetos, traumatismos producidos por caídas, quemaduras y electrocuciones que suman alrededor de mil 300 muertes al año.

El 70% ocurre a pocos metros o en presencia de los padres o cuidadores

Por cada 100 niños que nacen, dos mueren antes de cumplir un año por dificultades respiratorias.

¿Qué es RCP?

RCP significa reanimación cardiopulmonar.

Es un procedimiento de emergencia para salvar vidas que se utiliza cuando la persona ha dejado de respirar o el corazón ha dejado de palpitar.

Esto puede suceder después de una descarga eléctrica, un ataque cardíaco o ahogamiento.

La RCP combina respiración boca a boca y compresiones cardíacas.

La RESPIRACIÓN BOCA A BOCA suministra oxígeno a los pulmones de la persona.

Las COMPRESIONES CARDÍACAS mantienen la sangre oxigenada circulando hasta que se puedan restablecer la respiración y las palpitaciones cardíacas.

Se puede presentar daño permanente al cerebro o la muerte en cuestión de minutos si el flujo sanguíneo se detiene; por lo tanto, es MUY IMPORTANTE que se mantenga la circulación y la respiración hasta que llegue la ayuda médica capacitada.

Las técnicas de RCP varían ligeramente dependiendo de la edad o tamaño del paciente, incluso técnicas diferentes para adultos y niños de 9 años en adelante, niños de 1 a 8 años de edad, y bebés.

Tipos de reanimación cardiopulmonar

RCP Básica: es la que debería conocer toda la población. La puede realizar cualquier persona y se realiza en los primeros minutos de una parada cardiorrespiratoria.

RCP Avanzada: la lleva sólo personal capacitado y médico, requiere el uso efectivo de instrumental y farmacología médica. Solo las personas entrenadas están capacitadas para realizarla.

Cuándo practicar una RCP básica

Sólo se recomienda que realices la RCP básica si se cumplen las tres condiciones siguientes.

La respiración se ha detenido por completo.

Tras tomar el pulso, no hay señales de circulación y no responde a estímulos físicos.

Eres la persona más capacitada para realizar la reanimación cardiopulmonar en ese momento.

Qué no hacer

No interrumpir la técnica. Lo recomendable si hay más de un reanimador es que CAMBIEN CADA DOS MINUTOS para evitar la fatiga.

Nunca abandonar a la víctima.

Es posible que la víctima haya vomitado, o se observe poca higiene bucal. En estos casos se continúa únicamente con las compresiones torácicas.

Si al realizar el boca a boca no entra todo el aire (puede ser que los labios no estén completamente sellados), no volver a realizarlo, seguir con el ritmo 30 compresiones – 2 ventilaciones.

RCP niños

Aplicarla si tu crío tiene:

Pérdida de conocimiento.

Paro respiratorio.

Ausencia de signos de vida.

Pasos a seguir

Si has verificado que el niño está inconsciente, colócalo boca arriba. Es importante evitar torcerle la cabeza y el cuello, ya que si el niño ha sufrido un accidente podría tener lesiones cervicales.

Abrir las vías respiratorias. Para la abertura de las vías respiratorias se realizará la maniobra frente-mentón destinada a facilitar la entrada de aire por la boca.

Para evitar que la lengua caiga hacia atrás, hay que levantar la barbilla con la cabeza fija y con una mano.

A la vez, con la otra mano inclinar la cabeza del niño hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano.

En caso de presencia de un cuerpo extraño visiblemente y fácilmente extraíble en la boca, se intentará retirarlo con la punta de los dedos. Cuidado porque podrías empujarlo más.

Valorar y comprobar la respiración del niño.

Poner el oído cerca de la nariz y boca del niño y observar el tórax para comprobar si respira.

Si hay alguna duda actuaremos como si NO fuera normal.

Cargando