CON MARTHA DEBAYLE

La hostilidad

La hostilidad es una actitud de desconfianza cínica, resentimiento y rivalidad interpersonal

En cabina con la doctora Feggy Ostrosky, Neuropsicóloga, profesora e Investigadora de la UNAM, con posgrado en trastornos de la Comunicación en la Universidad de Northwestern, Illinois y Doctorado en Biomedicina en la Facultad de Medicina de la UNAM (TW: @feggyostrosky // FB: feggy.ostrosky).

Psicológicamente, la hostilidad se ha definido como un rasgo de personalidad que incluye un componente cognoscitivo en el que se tienen creencias y actitudes negativas sobre y hacia los otros. Un componente afectivo, que incluye varios estados emocionales, entre los que se encuentra:

Enojo

Molestia

Resentimiento

Irritabilidad

Disgusto

Desprecio

Agresión (física/verbal)

Esta actitud afecta la salud física y emocional de las personas hostiles. Se ha encontrado que los episodios frecuentes y extremos de enojo producen niveles elevados de respuestas endocrinas y cardiovasculares que contribuyen al desarrollo y exacerbación de enfermedades cardiovasculares, es por eso que son más vulnerables a padecer estas enfermedades.

En el aspecto psicológico, por sus creencias típicas (desconfianza, expectativas de hostilidad), las personas hostiles tienden a comportarse de forma desagradable o con oposición hacia los demás. Pueden crear conflictos interpersonales o producir conductas similares por parte de la gente que los rodea.

Una vez establecido este ambiente social negativo, se confirman las expectativas pesimistas y cínicas de estos individuos, lo que resulta en un ambiente mucho más estresante y que carece de apoyo social adecuado.

Algunas personas hostiles tienen una falta de introspección o no están conscientes de sus propias tendencias antagónicas; otras no se han dado cuenta de su nivel de hostilidad.

Cargando