CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

¿Qué ocurrirá con el comercio electrónico?

Roberto Aguilar en Finanzas Personales

Un reporte de la Asociación de Internet revela que el segmento de ingresos bajos está creciendo aceleradamente en la base de usuarios de internet, y por lo tanto son clientes potenciales de las aplicaciones que ofrecen diversos servicios como el comercio electrónico, acceso a películas, música, juegos, comida a domicilio, hospedaje y transporte en auto, bicicleta, moto o patín, los mismos que a partir del próximo año inevitablemente subirán de precios por la propuesta que presentó la Secretaría de Hacienda para que todos los proveedores de servicios digitales no residentes en el país paguen los impuestos correspondientes a sus operaciones de compra y venta de productos y servicios mediante plataformas digitales, es decir el IVA de 16% y de 8% en la frontera norte del país, siempre y cuando cumplan con todos los requisitos impuestos por la autoridad fiscal.

>Los impuestos a plataformas digitales

¿Y la pregunta es si los precios subirán en esa misma proporción para cumplir con la nueva regla fiscal? En primer lugar sí porque las empresas sólo recaudarán el gravamen que se aplicará al precio final y el cliente lo pagará, pero también dependerá de la estrategia de cada empresa o aplicación porque algunas podrían absorber parte del impuesto para evitar que se reduzca la demanda de sus servicios y responder a la competencia.

Las aplicaciones ofrecen ventajas en precios y no precisamente porque incumplan con sus compromisos fiscales sino por renovados modelos de negocios que justo en internet o mediante aplicaciones ofrecen precios y promociones más atractivas que podrían disminuirse en el corto plazo, y luego que el mercado asimile el impacto, como paso con el impuesto a las telecomunicaciones y refrescos, se normalicen el segmento de aplicación por las que los consumidores pagarán más.

Cargando