CON MARTHA DEBAYLE

Neuronas Espejo

El sistema de neuronas espejo son las encargadas de que captemos de manera inmediata el significado de las acciones de los demás

En cabina con Eduardo Calixto, neurofisiólogo, Médico cirujano con Maestría y Doctorado en neurociencias por la UNAM. Post Doctorado en Fisiología Cerebral en la Universidad de Pittsburgh, PA, EUA (TW: @ecalixto).

De estas neuronas depende nuestra empatía con los demás

Algunas neuronas en nuestro cerebro se activan cuando ejecutamos un movimiento y de la misma forma cuando se ve a otra persona ejecutar la misma actividad
Imitamos constantemente el movimiento, la vocalización, gestos, bostezos, sonrisa, aplausos, masticar un chicle, etc.

Esta imitación en inconsciente tratamos de compartir la misma experiencia.
Las neuronas que realizan esto se denominan neuronas en espejo

Ayudan a entender lo que siente la otra persona que llora, se ríe o tiene expresión de miedo, sin tener necesariamente tener que pasar por la experiencia en ese momento.

Las neuronas en espejo se descubrieron en las áreas del cerebro relacionadas con el movimiento lóbulo frontal) en los monos macacos, eventualmente se analizaron en el cerebro humano.

Al conjunto de estas neuronas se le conoce ahora como sistema en espejo es más amplio que el de los monos, ya que en los humanos tenemos neuronas en espejo en las áreas de las:

emociones (sistema límbico)
sensaciones (corteza parietal, occipital)
intenciones (corteza frontal)

Las neuronas en espejo son las responsables de identificar inmediatamente lo que sucede en el cerebro del individuo que esta frente a nosotros.

Esta es la capacidad de abstraer en 3 segundos las intenciones de otra persona, el contagio de la risa o el bostezo sostenido, además de que este sistema en espejo es la base de nuestras conductas de imitación.

En la corteza somato-sensorial, la cual es el sustrato del tacto, tiene una amplia densidad de estas neuronas.

A través de estudios por resonancia magnética (RM) identificaron que si una persona veía un video en el que a una persona se le tocaba una pierna:

Es suficiente para que su cerebro se active las mismas áreas del cerebro que detectan vibración, temperatura y dolor.

Ver en otros tacto o dolor puede activar las mismas sensaciones en nuestro cerebro, no de la misma intensidad, pero si activando las áreas cerebrales que codifican esas sensaciones.

Las neuronas en espejo se activan cuando nos movemos, pero también lo pueden hacer cuando vemos el movimiento.

Las neuronas de la corteza-premotora, que se activan al planificar el movimiento al mismo tiempo que lo pueden hacer al ver a una persona saltando o corriendo.

Es decir, cuando vemos a alguien que hace algo en nuestro cerebro lo hacemos también, tratando de imitarlo, en proporción al grado de atención al evento.

Es como hacer la acción de un espejo, la resonancia de nuestro cerebro es a través de una actividad motora, la cual se facilita si previamente ya se ha ejecutado o se tiene aprendido algo de la actividad.

¿Para qué imitamos? El algoritmo cerebral es simple: para tratar de sentir lo mismo que el otro cerebro experimento.

La imitación mental es uno de los ejercicios más intensos y repetidos en la vida del ser humano.

La imitación es un proceso para aprender, tratando de reproducir conductas, movimientos y eventos que si no son igual de perfectos son importantes en la adquisición del aprendizaje.

Cuando una persona ve a otra que expresa emociones inmediatamente se activan áreas cerebrales que asocian las mismas emociones, sentimientos y memorias relacionadas.

Un experimento indica que cuando unas personas olieron una sustancia asquerosa y vieron un video en el que una persona expresaba asco, inmediatamente activaron áreas cerebrales del asco.

Sin embargo, tiempo después (10 min), con tan sólo ver el video, desencadena la misma intensidad de nausea sin necesidad de oler la sustancia.

Este evento de imitación-asociación es la base de la empatía.

Por esta razón, los autistas que carecen de estas áreas de neuronas en espejo muestran menos empatía.

Dos movimientos idénticos, que señalen cosas distintas y en contextos diferentes las neuronas en espejo pueden identificar la intención de la conducta.

Por ejemplo, tomar con la mano una taza de café antes de iniciar el desayuno.

Una persona al ver esto activa unas neuronas en espejo distintas a cuando la persona toma la misma taza al termino del desayuno. Infiere el fin del acto, de levantarse.

Es decir, las neuronas que activan imitación también son responsables de definir intención de los actos.

Cargando